Santo Domingo 29°C/32°C scattered clouds

Suscribete

Un día después del apagón, Fiona arroja más lluvia sobre Puerto Rico

El huracán Fiona desató más lluvias en Puerto Rico el lunes, un día después de que la tormenta dejó sin electricidad y agua a la mayor parte de la isla, y las tropas de la Guardia Nacional rescataron a cientos de personas que quedaron varadas.

El gobernador advirtió que podrían pasar días antes de que las luces vuelvan a encenderse.

El golpe de Fiona se hizo más devastador porque Puerto Rico aún tiene que recuperarse del huracán María , que mató a casi 3000 personas y destruyó la red eléctrica en 2017. Cinco años después, más de 3000 hogares en la isla todavía están cubiertos por lonas azules.

La tormenta arrancó el pavimento de las carreteras, arrancó los techos y envió torrentes a las casas. También derribó un puente e inundó dos aeropuertos.

Las autoridades informaron de una muerte por el huracán: un hombre arrastrado por un río desbordado en la ciudad del interior de Comerio.

Funcionarios de Puerto Rico dijeron que era demasiado pronto para conocer el alcance total de los daños. Aún se esperaba que la tormenta arrojara hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de lluvia en algunos lugares a medida que se alejaba del territorio estadounidense que alberga a 3,2 millones de personas.

Una muerte estuvo asociada con el apagón: un hombre de 70 años que murió quemado después de intentar llenar su generador con gasolina mientras estaba funcionando, dijeron las autoridades.

El gobernador Pedro Pierluisi se negó a decir cuánto tiempo llevaría restaurar completamente la electricidad, pero dijo que para la mayoría de los clientes sería “cuestión de días”.

Desde el inicio de la tormenta, efectivos de la Guardia Nacional han rescatado a más de 900 personas, dijo el Gral. José Reyes en conferencia de prensa.

Mientras tanto, en República Dominicana, las autoridades cerraron puertos y playas y le dijeron a la mayoría de la gente que se quedara en casa y no fuera al trabajo. El gobierno informó de una muerte por la caída de árboles.

Casi 800 personas fueron evacuadas a lugares más seguros y más de 700 estaban en refugios, dijeron las autoridades.

El huracán dejó bloqueadas varias carreteras y un muelle turístico en la localidad de Miches resultó gravemente dañado por el fuerte oleaje. Al menos cuatro aeropuertos internacionales fueron cerrados, dijeron las autoridades.

El presidente dominicano, Luis Abinader, dijo que las autoridades necesitarán varios días para evaluar los efectos de la tormenta.

Miniatura de vídeo de Youtube

De vuelta en Puerto Rico, la oficina del Servicio Meteorológico Nacional dijo que se estaban produciendo inundaciones repentinas en las partes centro-sur de la isla y tuiteó: "¡MUÉVASE A UN TERRENO MÁS ALTO INMEDIATAMENTE!"

Cayeron hasta 22 pulgadas (56 centímetros) de lluvia en algunas áreas de Puerto Rico y los meteorólogos dijeron que podrían caer entre 4 y 8 pulgadas más a medida que la tormenta se aleja, con incluso más posibilidades en algunos lugares.

“Es importante que la gente entienda que esto no ha terminado”, dijo Ernesto Morales, meteorólogo del servicio meteorológico en San Juan.

Dijo que las inundaciones alcanzaron “niveles históricos”, con las autoridades evacuando o rescatando a cientos de personas en todo Puerto Rico.

“Los daños que estamos viendo son catastróficos”, dijo Pierluisi.

El servicio de agua se cortó a más de 837.000 clientes, dos tercios del total en la isla, debido a la turbidez del agua en las plantas de filtración o la falta de energía, dijeron las autoridades.

Antes del amanecer del lunes, las autoridades en un bote navegaron por las calles inundadas de la ciudad de Catano, en la costa norte, y usaron un megáfono para alertar a las personas que las bombas se habían derrumbado, instándolas a evacuar lo antes posible.

Las autoridades dijeron que al menos 1.300 personas pasaron la noche en refugios en toda la isla.

El agua marrón se derramó en calles y hogares y cerró aeropuertos en Ponce y Mayagüez.

El sistema también arrancó el asfalto de las carreteras y arrasó un puente en la localidad montañosa central de Utuado que, según la policía, fue instalado por la Guardia Nacional después de que María golpeara como una tormenta de categoría 4.

Fiona también arrancó los techos de las casas, incluido el de Nelson Cirino en la ciudad costera norteña de Loiza.

“Estaba durmiendo y vi cuando el metal corrugado salió volando”, dijo mientras observaba cómo la lluvia empapaba sus pertenencias y el viento agitaba sus coloridas cortinas en el aire.

A primera hora de la tarde, Fiona se había trasladado al Atlántico abierto, donde se proyectó que se fortalecería, según el Centro Nacional de Huracanes. No se esperaba que amenazara a los Estados Unidos continentales.

A las 2 pm del lunes, su centro estaba a unos 270 kilómetros (165 millas) al sureste de la isla Gran Turca y se dirigía al noroeste a 15 kph (9 mph), con vientos máximos sostenidos de 150 kph (90 mph).

Los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendieron a 220 kilómetros (140 millas) del centro.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, declaró el estado de emergencia cuando el ojo de la tormenta se acercaba a la esquina suroeste de la isla.

Los centros de salud de Puerto Rico funcionaban con generadores y algunos fallaron. El secretario de Salud, Carlos Mellado, dijo que los equipos se apresuraron a reparar los generadores en el Centro Integral de Cáncer, donde varios pacientes tuvieron que ser evacuados.

Fiona azotó previamente el este del Caribe, matando a un hombre en el territorio francés de Guadalupe cuando las inundaciones arrastraron su casa, dijeron las autoridades.

El sistema golpeó a Puerto Rico en el aniversario del huracán Hugo, que azotó la isla en 1989 como una tormenta de categoría 3.