Listin Diario Logo
28 de octubre 2021, actualizado a las 07:44 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales sábado, 25 de septiembre de 2021

Primer ministro haitiano: La migración no terminará a menos que acabe la desigualdad

“Los seres humanos, padres y madres que tienen hijos, siempre van a huir de la pobreza y los conflictos”, dijo Ariel Henry

  • Primer ministro haitiano: La migración no terminará a menos que acabe la desigualdad

    En esta foto tomada del video, Ariel Henry, Primer Ministro de Haití, se dirige de forma remota a la 76a sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en un mensaje pregrabado, el sábado 25 de septiembre de 2021 en la sede de la ONU. (ONU Web TV vía AP)

Jennifer Peltz | AP
New York, Estados Unidos

 En medio de las protestas por el trato de Estados Unidos a los solicitantes de asilo haitianos, el asediado primer ministro del asediado país insular dijo el sábado que las desigualdades y los conflictos impulsan la migración. Pero no llegó a criticar directamente a Washington sobre el tema.

"No deseamos desafiar el derecho de un estado soberano a controlar las fronteras de entrada a su territorio, o enviar de regreso al país de origen a aquellos que ingresan a un país ilegalmente", dijo el primer ministro Ariel Henry en un video discurso en la reunión anual de líderes mundiales de la Asamblea General de la ONU.

Pero “los seres humanos, padres y madres que tienen hijos, siempre van a huir de la pobreza y los conflictos”, agregó, instando a la comunidad internacional a actuar con rapidez para mejorar las condiciones de vida en los países que los refugiados abandonan por razones políticas o económicas.

“La migración continuará mientras el planeta tenga ambas áreas ricas, mientras que la mayor parte de la población mundial vive en la pobreza, incluso en la pobreza extrema, sin perspectivas de una vida mejor”, dijo.

Henry habló mientras su país se tambalea por el asesinato de su presidente, un terremoto y la crisis migratoria, todo en los últimos tres meses. Su gobierno se enfrenta a una creciente agitación con las elecciones presidenciales y legislativas programadas para el 7 de noviembre.

La confusión sobre las políticas de inmigración de Estados Unidos y la desinformación en las redes sociales impulsaron a miles de haitianos a la frontera sur de Estados Unidos en los últimos meses. Un campo de migrantes masivo, compuesto en gran parte por haitianos, muchos de los cuales habían estado en México u otros países latinoamericanos durante años, surgió en la ciudad de Del Rio, Texas, y la semana pasada alcanzó un máximo de más de 14,000 personas que esperaban ingresar a los EE. UU.

Las imágenes de agentes de la patrulla fronteriza de Estados Unidos usando caballos para bloquear y mover a los migrantes provocaron indignación, la renuncia del enviado especial de Estados Unidos a Haití y una investigación en curso. El presidente Joe Biden calificó las tácticas de los agentes como "horribles", "peligrosas" e "incorrectas".

El campamento ya ha sido despejado. Algunas personas han sido deportadas; a unos 12,400 migrantes se les ha permitido ingresar a los EE. UU., al menos temporalmente, para perseguir sus reclamos de quedarse, dijo el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

Henry señaló que las imágenes "sorprendieron a mucha gente", pero no dijo más específicamente sobre cómo Estados Unidos manejó la situación. Sin embargo, señaló que "muchos países que hoy son prósperos se han construido a través de sucesivas oleadas de migrantes y refugiados".

Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, ha luchado durante mucho tiempo contra la inestabilidad política, la violencia, los desastres naturales y la crisis ambiental.

Pero la serie de golpes de este verano ha sido especialmente difícil para la nación isleña caribeña, ya que también lidia con la pandemia de coronavirus. Menos de 1 de cada 100 de sus habitantes ha recibido al menos una dosis de una vacuna.

El presidente Jovenel Moïse fue asesinado el 7 de julio. Poco más de un mes después, un terremoto de magnitud 7,2 mató a más de 2.200 personas, hirió a más de 12.000 y destruyó casi 53.000 hogares, según la Agencia de Protección Civil de Haití. Casi 350 personas siguen desaparecidas, dijo Henry.

Este mes, el ahora exfiscal jefe de Haití le pidió a un juez que acusara a Henry del asesinato de Moïse. El fiscal dijo que el primer ministro habló con un sospechoso clave dos veces en las horas posteriores al asesinato; La oficina de Henry dice que recibió muchas llamadas y no las aceptó todas.

Henry despidió al fiscal y al ministro de Justicia la semana pasada. Otro alto funcionario renunció, acusando al primer ministro de intentar obstruir la justicia. Henry dijo a la Asamblea General que se está esforzando por llevar a los culpables ante la justicia y pidió “asistencia legal mutua” para hacerlo.

Se ha detenido a más de 40 sospechosos, incluidos 18 ex soldados colombianos. Bogotá ha dicho que la mayoría de ellos fueron engañados, sin saber la naturaleza real de una operación ideada en Florida y Haití.

Moïse había enfrentado protestas por su liderazgo y mandato. Él y los líderes de la oposición disputaron si su mandato había terminado legalmente en febrero pasado. Seleccionó a Henry para que se convirtiera en primer ministro, pero Henry no asumió el cargo hasta poco después del asesinato del presidente.

Henry dijo el sábado que se había propuesto devolver al país "al funcionamiento normal de las instituciones democráticas" y celebrar "elecciones generales creíbles, transparentes e inclusivas" lo antes posible.

Antes de la votación, algunos políticos se están alineando con Henry, mientras que otros se están separando.