Listin Diario Logo
23 de junio 2021, actualizado a las 04:56 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales martes, 11 de mayo de 2021

Para José Minaya, la pandemia fue una gran oportunidad

JOSÉ MINAYA SE CRIÓ EN NUEVA YORK, HIJO DE INMIGRANTES DOMINICANOS

  • Para José Minaya, la pandemia fue una gran oportunidad

    El director general de Nuveen, José Minaya, creció en Nueva York y es hijo de padres dominicanos. Foto: AP.

Stan Choe/AP
Nueva York, Estados Unidos

José Minaya se crió en Nueva York, hijo de inmigrantes dominicanos cuyo único contacto con el mundo de las finanzas fue una cuenta de ahorros. Hoy es el CEO de Nuveen, el brazo a cargo de inversiones de TIAA, que tiene más de un billón de dólares en acciones, propiedades y otros bienes en todo el mundo.

Minaya trata de diversificar el personal de Nuveen y dice que la toma de conciencia que empezó el año pasado va a continuar. Habló con la Associated Press hace poco acerca de lo que significa asumir como director ejecutivo en medio de una pandemia y el peligro que pueden representar las burbujas en la bolsa.

P: Nuveen acostumbra a invertir pensando en el medio ambiente y en temas sociales. Ahora que eso está de moda, ¿le preocupa la posibilidad de que algunos fondos ofrezcan inversiones socialmente responsables sin tener un compromiso real con esa causa.

R: Cada vez menos. La gente contempla el cambio climático y los asuntos relacionados con la diversidad y se da cuenta del impacto que tienen. Cuando hay incendios forestales y desastres naturales, es fácil ver la larga lista de empresas que perdieron valor por esos fenómenos y que tal vez se pudo haber evitado algunas de esas acciones.

P: Después de la muerte de George Floyd, se espera que las empresas fijen posiciones en torno a la raza y otros asuntos sociales con mucha más frecuencia que en el pasado. ¿Cree que esto es algo pasajero?

A: Esto no es una moda. Es algo real. En todo caso, se van a hacer escuchar más todavía. Los CEOs y los líderes empresariales van a tenar que expresarse mejor sobre estos temas.

Muchos de nosotros no estamos preparados para hablar de estas cosas. Soy una persona de color, un líder, y no se puede hablar de esto improvisando. No son cosas que uno comente con los empleados.

Pero este último año aprendimos que para nuestro personal, para poder retener el talento, esto es algo muy importante. También para nuestros clientes.

Q: ¿Cómo se habla de esto?

R: Una de las cosas más impactantes que vi en mi carrera se produjo cuando decidimos realizar “Conversaciones Valientes” (un programa en el que el ex CEO de TIAA Roger Ferguson habló con empleados sobre su vida. Yo también lo hice. Esto alentó al personal a compartir sus propias historias. Se me puso la piel de gallina cuando estuché sus relatos. Te das cuenta de lo importante que es esto y lo necesario, de que tenemos que dar la cara, expresar nuestros puntos de vista, porque es algo importante para todos los empleados.

P: ¿Qué significó para sus empleados la charla sobre la raza?

R: El impacto más importante que hemos visto es que nuestros empleados se sienten más fuertes. Lo vimos con la comunidad asiático-estadounidense. Nuestros empleados dijeron que querían saber lo que pensaban sus jefes (acerca de la violencia contra su comunidad). Esto no hubiera sucedido hace dos años. Cuando la gente se siente fortalecida, no va a retroceder. No tiene por qué hacerlo.

P: ¿Cree que otros CEOs dirían lo mismo?

R: Si hay algo que mis colegas y mis competidores comprenden es el talento. Sabemos que nuestras empresas dependen del talento que atraigamos. Si tu firma no se maneja bien, no vas a conseguir gente talentosa.

Las empresas entienden la guerra por el talento, la importancia de darle al empleado acceso a un gimnasio o la oportunidad de aportar algo a la comunidad.

Estos cambios no se dan porque se iluminaron los CEOs. Se dan por la toma de conciencia de los empleados. De nuestros clientes. Cuando esas voces toman fuerza, solo las firmas que se adaptan a los nuevos tiempos van a sobrevivir.

P: ¿A qué cambios se refiere?

R: Creamos un consejo (de diversidad e inclusión) integrado por el personal jerárquico. Entablamos diálogos valientes. Cambiamos nuestras políticas de empleo. Y estamos consiguiendo más talento que antes. Esto es apenas el comienzo.

P: ¿Tiene cifras que muestren que esto incide en el desempeño de la empresa?

R: Contratamos mucha gente en Nuveen en los últimos seis meses. La diversidad de los números subió. Si ves el desempeño, ha sido bueno. Se ha ido poca gente. Está la pandemia y hay otros factores que inciden. Pero como le dijo a mi junta directiva, ¿Buen desempeño? Fantástico, a pesar de que es algo que medimos por períodos de cinco años, no de 12 meses. ¿Mayor productividad, por más de que sea durante un período más corto? Fantástico. ¿Pocas partidas de personal? Lo mismo.

P: Usted asumió como CEO en enero del 2020, justo cuando estallaba la pandemia. Qué linda bienvenida.

R: Lo tomé como una oportunidad. Mucha gente me dijo, “qué mala suerte”, pero yo me dije: “¿Qué mejor oportunidad para brillar?”. Vas a ser juzgado por tus clientes, tus accionistas y tus empleados. Sí, aguantas la respiración. Tomamos decisiones al principio, como la de hacer que todos trabajen desde la casa. Teníamos planes de contingencia, auditorías y simulaciones, pero nadie sabía.

P: Mucha gente cree que el mercado subió demasiado y que hay una burbuja a punto de estallar. ¿Usted piensa lo mismo?

R: No creo que haya demasiada preocupación en torno a burbujas. Miras los mercados bursátiles y notas que están bien valuados. En parte porque hay demanda acumulada.

Uso a China como ejemplo. Tenemos cinco inmobiliarias en China, incluida una en Wuhan. Notamos que cuando el mercado comenzó a reactivarse —antes que en el mundo occidental— las ventas en algunos de nuestros locales de centros comerciales subieron un 70% de año a año. Se dio la conocida “venganza” y la gente recuperó el tiempo perdido.