Hunter Biden, el hijo de Joe Biden, inaugurar√° su primera muestra de cuadros

  • Joe Biden recorre un callejón Hutong con su hijo Hunter Biden en Beijing, China.

    Foto: EFE/EPA/ANDY WONG / POOL

EFE
Nueva York, Estados Unidos

Hunter Biden, el hijo del presidente electo de EE.UU. Joe Biden, inaugurará su primera exhibición de cuadros en solitario en 2021 sólo unos meses después de haber desvelado en un entrevista con el New York Times que había encontrado en la pintura "un nuevo hobby" para "mantener la cordura".

Según los medios locales, Hunter Biden expondrá su trabajo en la galería Georges Bergès, en Nueva York, pese a no tener ningún tipo de formación profesional artística después de haber trabajado como abogado, director de una empresa de capitales privada y miembro de un grupo de presión.

Las fuentes, que no dan una fecha exacta para la exhibición, apuntan que se trata de la misma galería que representa a otras destacadas figuras, como Sylvester Stallone, y apuntan a que en su página web se describen como una empresa que ofrece trabajos de una "mezcla deslumbrante de artistas vivos relevantes".

El abogado, de 50 años, explicó en una entrevista con el New York Times el pasado mes de febrero lo que le aportaba la pintura, y apuntó que por aquel entonces, la productora Lanette Phillips, que ha trabajado con directores de cine de la talla de Quentin Tarantino y Darren Aronofsky, había intentado buscar una galería que quisiera representar a Biden, sin conseguirlo.

Hunter utiliza para sus trabajos tinta de alcohol que sopla a través de una pajita sobre papel japonés Yupo, una técnica con la que consigue crear cuadros abstractos que recuerdan a la naturaleza. En concreto, explicó en su entrevista con el New York Times que crear arte le ayuda a luchar contra su adicción a las drogas y a sobrellevar la atención de los medios de comunicación.

La pintura "literalmente me está manteniendo cuerdo", dijo el hijo del presidente electo, que también admitió que "durante años no me refería a mí mismo como artista. Ahora me siento cómodo diciéndolo".

"Pintar hace que enfoque mi energía en algo positivo. (...) Me mantiene alejado de personas y lugares donde no debería estar", agregó.