Guaidó asegura que la población rechaza el "fraude" de Maduro y no está yendo a votar

  • EFE/ Rayner Peña R. Archivo 

EP
Caracas, Venezuela

El dirigente opositor y autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha asegurado que la población venezolana está rechazando el "fraude" de las elecciones legislativas de este domingo en Venezuela no yendo a votar a los centros de votación.

"En este centro de votación de la parroquía Macuto (estado La Guaira) normalmente hay muchísima gente cuando hay votación. Hoy lo que hay es un fraude en nuestro país que se rechaza claramente en las imágenes, en los videos (...). Este centro de votación ya en 2015 ya les voy a pasar una imagen para que contrasten", ha afirmado Guaidó en un vídeo publicado en redes sociales.

"Hoy queda claro que la dictadura sigue quedándose sola", ha remachado, al tiempo que ha emplazado a la población a participar en la consulta popular convocada por la oposición para rechazar este proceso electoral y que se celebra entre el 7 y el 12 de diciembre, el último día con carácter presencial.

En la zona elegida por Guaidó en las elecciones de 2015 la oposición se impuso con un 64 por ciento de votos frente al 32 por ciento del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Mientras, el comisionado presidencial de Guaidó para el Centro de Gobierno, Leopoldo López, se ha pronunciado desde España donde vive exiliado sobre el proceso electoral. "Lo de hoy no es una elección sino un fraude, una trampa, una farsa. La soledad que estamos viendo en las calles de Venezuela es el reflejo de una dictadura decadente y sin pueblo", ha declarado, según una nota de prensa de la presidencia de la Asamblea Nacional que ejerce Guaidó.

"No puede ser una elección un proceso que se da con partidos políticos secuestrados, con líderes inhabilitados, encarcelados y empujados al exilio, sin un árbitro legítimo ni observación electoral confiable y con una dictadura que amenaza diciendo 'quien no vote, no come'", ha argumentado.

"Nuestra posición de rechazo absoluto al fraude tiene como razón fundamental el compromiso por lograr unas verdaderas elecciones libres, justas y transparentes, donde el pueblo pueda elegir su propio destino. No es convalidando fraudes que se logran elecciones libres", ha añadido.

Por otra parte, el Observatorio Contra el Fraude, afín a la oposición, ha informado de que la participación ha alcanzado un 7,6 por ciento del Registro Electoral en todo el país y de que en más de la mitad de los centros de votación visitados no había cola de electores.

"Felicitamos al pueblo de Venezuela, que no se dejó chantajear y que está claro en que este evento es un teatro del régimen para intentar decirle al mundo que son demócratas porque hacen elecciones", ha apuntado la diputada Nora Bracho, que ha denunciado además que el 70,2 por ciento de los centros de votación cuentan con "puntos rojos" del PSUV, lo que contradice las normas electorales venezolanas.

Además, en el 55,9 por ciento de los centros de votación y "puntos rojos" están pidiendo el Carnet de la Patria; en el 15,7 por ciento de los "puntos rojos" hay reparto de comida, bolsas CLAP y otros beneficios sociales; en el 53 por ciento de los centros de votación se ha identificado a miembros del PSUV utilizando el voto asistido para coaccionar al elector y en el 69,9 por ciento de ellos se han identificado estructuras de repartición de cajas CLAP movilizando y supervisando la participación de electores.

Por otra parte, el diputado Ivlev Silva, también del Observatorio Contra el Fraude, ha señalado que en el 56,3 por ciento de los centros de votación no se respetan las medidas básicas para evitar el contagio de la COVID-19. El 33 por ciento de los funcionarios militares y del Consejo Nacional Electoral (CNE) han sido vistos sin mascarilla y sin respetar las medidas de seguridad.

"Hoy, el pueblo de Venezuela ha demostrado ser un pueblo cívico y democrático. Hemos logrado derrotar las pretensiones del tirano de prostituir la herramienta más importante: el voto. Gracias al pueblo de Venezuela por quedarse en casa y no dejarse utilizar", ha destacado Silva.