Listin Diario Logo
14 de junio 2019, actualizado a las 10:42 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales miércoles, 10 de abril de 2019

ARGENTINA ECONOMÍA

Argentina descarta dejar de pagar la deuda o acudir al cepo cambiario

  • Argentina descarta dejar de pagar la deuda o acudir al cepo cambiario

    Marcos Peña. Foto publicada en Wikipedia

EFE
Buenos Aires

El Gobierno argentino no declarará el cese de pagos de la deuda ni pondrá restricciones al acceso de dólares para controlar el tipo de cambio, expresó este miércoles el jefe del Gabinete de Ministros, Marcos Peña, durante una intervención en la Cámara de Diputados.

"No vamos a ir por el lado de los cepos, no creemos en los 'defaults' (suspensión de pagos), porque lo que genera es la destrucción de credibilidad que hemos ido acumulando como sociedad. Tenemos que honrar nuestras deudas", señaló Peña ante los legisladores durante la habitual presentación mensual del informe sobre la gestión del Gobierno.

Esta intervención se da en un delicado momento económico del país, que está en recesión desde que hace casi un año comenzó a devaluarse fuertemente el peso ante el dólar por la salida de capitales de los mercados emergentes y por la fuerte sequía que afectó a la producción agropecuaria.

Para hacer frente a los problemas y acelerar las reformas encaminadas a reducir el alto déficit fiscal, el Ejecutivo de Mauricio Macri firmó un plan de ayuda financiera con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de más de 56.000 millones de dólares.

Según remarcó Peña ante los diputados, el Gobierno no confía en los "controles de cambios" para impedir la fuga de capitales, "porque ese cepo lo que hace es destruir las exportaciones, como ocurrió entre 2011 y 2015".

Durante el segundo Gobierno de Cristina Fernández, se puso en marcha un complejo montaje de restricciones para el acceso a divisas extranjeras que buscaba, sin suerte, contener la fuga de divisas.

Al llegar a la Presidencia, en diciembre de 2015, Macri levantó ese sistema.

Desde la oposición, el diputado del kirchnerista Frente para la Victoria Darío Martínez acusó a Peña de utilizar sus intervenciones como un "show", llenándolo de "mentiras".

"El 14 de marzo de 2018 dijo: 'este año no necesitaremos emitir deuda'. Dos meses después estaba firmando un acuerdo con el FMI por más de 50.000 millones", reprochó Martínez, que criticó que hasta ahora se han emitido títulos "por más de 190.000 millones", más la cifra del FMI.

"El próximo Gobierno (que salga de las elecciones de octubre) realmente va a tener una pesada herencia, porque va a tener que hacer frente a vencimientos del triple de lo que ustedes recibieron", aseveró.

Peña defendió el trabajo del Gobierno y reconoció que hay que corregir los desequilibrios de la macroeconomía, pero para ello apostó por "transformaciones integrales".

"En este siglo se han probado muchas recetas para estos problemas crónicos estructurales, mientras otros países, nuestros vecinos, probaban otros caminos con mejores resultados", lamentó, tras hacer hincapié en que de los últimos 100 años, en 77 hubo déficit fiscal, y en los últimos 80 un promedio de inflación del 62,6 %.

"Estamos entre los 10 países del mundo que más veces incumplieron sus deudas. Ocho 'defaults', incluyendo el triste récord del 'default' más grande de la historia de la humanidad, en 2001", añadió, en referencia al año de la peor crisis desatada en el país.

Para combatir los problemas estructurales y huir de "soluciones que solamente maquillan", Peña volvió a insistir en la necesidad de erradicar el déficit fiscal, y valoró que el presupuesto nacional para este año apunte a lograr equilibrio presupuestario.

"No hay posibilidad de un mejor futuro para los argentinos si no trabajamos en mejorar la cultura democrática y la calidad institucional en los tres niveles en los tres poderes de la república", enfatizó, convencido de los avances que en este tiempo ha habido en la libertad de prensa, de expresión, por unas "cuentas públicas transparentes" o una justicia independiente.

"Estamos muy tranquilos. En cada uno de estos temas estamos mejor que en 2015", subrayó.

Asimismo, entre otras cosas, consideró que es "imposible mejorar la realidad concreta de los bolsillos" de la gente "sin una actitud más positiva de nuestro vinculo con el mundo", ya que sigue siendo una de las economías "más cerradas del planeta".

"Una Argentina cerrada es una Argentina empobrecida, y eso no quita que sea un desafío después de muchas décadas de estar cerrados. Cómo abrir y hacer esa transformación para no dejar a nadie atrás", agregó.

"Claro que no tenemos las puertas abiertas de un régimen dictatorial como el de Venezuela, pero sí lo tenemos de todo el mundo. Y no es un tema ideológico", reiteró.

Ante las críticas de la oposición por los altos niveles de pobreza, Peña afirmó que el Gobierno quiere que "todos los argentinos" salgan de esta situación pero incidió en que "hoy" se está en un "lugar parecido" a 2015.

"Muchas veces les escucho hablando como si hubieran dejado el país que creyeron dejar con una pobreza debajo de Alemania. No era. Era una pobreza igual a la de ahora, pero con una diferencia, ni siquiera tenían la dignidad de medirla", concluyó.