FOLCLOREANDO

A Dulce Andreína Modesto con cariño

  • Dulce Modesto

Xiomarita Pérez
Nueva York

Esta dominicana, nacida y criada en Puerto Plata, emigró a los Estados Unidos en el año 1967, un año después de nuestra familia emigrar a la Capital a una de las calles principales del barrio Villa Juana.

Recuerdo desde niña viviendo en la Costa de Ámbar que Dulce y Milagros, mi hermana mayor, siempre fueron íntimas amigas, y así han permanecido aún en la distancia. Nunca entablamos conversación, por la diferencia de edad y por la lejanía hasta un día.

¿Qué nos acercó? El interés de ella de conectar con la cultura del país que la vio nacer. Nos reencontramos después de más de cuarenta años, en el año 2006, en la primera Feria del Libro Dominicano en Nueva York, en la que impartí un taller sobre los juegos infantiles tradicionales dominicanos.

Esa tarde cantamos y dinamizamos con palmadas el ritmo de cada canción-juego que identificaban inmediatamente al escuchar el disco compacto de mi libro homólogo Brinca la Tablita, editado por Santillana. Recuerdo que muchos dominicanos se emocionaron con “Mi abuela tiene un peral”, “Somos tres muñecas”, “La farola” “El sombrerito de jipi japa”, “Las cortinas del Palacio” y Dulce recordó tanto su niñez que cada vez que exponía en las demás ferias estaba presente, además de comprarme los libros de mi autoría que reposan en su librero.

El librero incluye importantes títulos de espiritualidad, comida sana, dictadura trujillista, religión, costumbres y tradiciones de nuestro país y la revista Selecciones de Reader’s Digest, entre otros no menos importantes de literatura en general.

El domingo visité con Liria su hogar en Queens, rememoramos algunas anécdotas junto a su hermana Miriam y otras que viven aquí, pero hace años que no las veo, como Josefina, Odette, Clara y la más pequeña que no conozco. 

Lo que ella no sabe es que el 30 de noviembre siempre la recuerdo, porque es su natalicio y coincide con el Día de San Andrés. 

Dulce Andreína, te admiro mucho por siempre estar activa, saludable y cuidadosa del lenguaje.