Listin Diario Logo
27 de julio 2021, actualizado a las 12:31 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida domingo, 13 de junio de 2021

Accidente: Un niño de Higüey necesita ayuda

  • Accidente: Un niño de Higüey necesita ayuda
  • Accidente: Un niño de Higüey necesita ayuda
  • Accidente: Un niño de Higüey necesita ayuda
Nairobi Núñez
Santo Domingo, RD

Era una tarde soleada del año 2018 cuando Abel Paulino, de 14 años de edad regresaba de su empleo y abordó un moto concho para llegar a su casa en el sector Hoyo de Friusa, Higu¨ey. De repente, una yipeta lo atropelló de tal forma que hasta el sol de hoy no se ha podido valer por sí mismo.

Su madre, Bélgica narró la condición actual de Abel, quien quedó parapléjico tras el accidente, con infinidad de lesiones graves. El conductor del motor quedó con heridas, pero leves.

“El venia de su trabajo, al que iba después de la escuela eran eso de las 6:00 de la tarde, cuando de momento yo solo escuché los vecinos que me llamaban “Bélgica, Bélgica”, porque el accidente fue cerca de mi casa, agregó. Salí embalada sin saber que vería a mi hijo en la calle así”, explicó.

“Ni cuenta nos dimos que el chofer de ese vehículo se fue, porque nos fuimos corriendo para el hospital con Abel”, relató.

“En la emergencia del hospital Nuestra Señora de La Altagracia, un doctor le dio los primeros auxilios, tiempo después me dijo que había que cortarle la pierna izquierda -cosa que claro no quise aceptar- y fuimos a varios hospitales más para ver otra solución, pero tiempo después tuve que permitir cortarla para no perder a mi hijo”, dijo Paulino con su voz solloza.

El médico consideró que su médula está destruida y que por eso no puede mover sus extremidades. Esto no se le ha hecho saber para que no empeore su condición de salud.

Hasta el presente, la mujer no ha “pegado” un ojo como antes; su hijo siente muchas molestias, sobre todo en horas de la noche.

“Yo he ido con Abel de aquí para allá, pagando taxis y buscando cómo encontrar solución a este problema, porque los médicos dicen que hay que cortarle la otra pierna y eso a él lo entristece”, expresó.

Bélgica mantendrá su lucha incansable y afirma le gustaría visitar otros centros médicos para ver si su hijo tiene algunas esperanzas de volver a caminar.

“Hemos ido a varios hospitales de aquí, de Higu¨ey, Bávaro y de la capital y todos nos hacen esperar y no encontramos solución para que el vuelva a caminar”, relata.

Sobre el conductor de la yipeta
Sobre el conductor que chocó al menor nos comentó “el chofer nunca apareció, por tanto no sé quién es”. Sin embargo manifestó que luego de año y medio al parecer por remordimientos, esta persona envió a un abogado hasta su vivienda con 100 mil pesos para algunos gastos médicos.

En contra de su voluntad no le quedó otro remedio que aceptar ese dinero frente a la situación tan angustiosa por la que pasaba.

“Mis recursos económicos más ese dinero se gastó todo en sondas, pañales, medicamentos, estudios que el adolescente necesita”, aseguró la señora de 37 años de edad; madre de tres niños.

Ella es madre soltera. Su esposo falleció años atrás. Contó que era empleada, pero debido a las circunstancia tuvo que dejar su empleo. Narra que se ha transformado en la enfermera personal del niño, porque él amerita mucha atención.

Solo cuenta con una hermana cercana, quien a veces le da una ayuda, al igual que sus vecinos.

SEPA MÁS

Adolescente con mucho deseos

La vida de Abel es otra
Abel ya tiene tres años en esa condición. Es un adolescente con muchos deseos de superación. Sueña con ser artista y locutor de radio.

Hoy en día este joven lo invade la tristeza, aunque su madre afirma que ríe mucho con amigos y hermanitos quienes cada día tratan de hacerle olvidar sus quebrantos.

De muchos amigos que tenía hoy solo uno lo visita, quien va de cuando en vez a tratar de hacerle bromas y buscarle pasatiempos audiovisuales.

Por último, manifestó con ilusión que le gustaría conocer al artista urbano, Secreto, porque le gusta escuchar su música.

Abel estaba cursando el octavo grado de básica, pero actualmente se la tiene que pasar entre las cuatro paredes de su habitación.