Centro Nacional de Sismología da seguimiento a sismos en tiempo real

El Centro Nacional de Sismología de la UASD cuenta con sismómetros y acelerómetros en la mayoría de las provincias del país.

Redacción L2
Santo Domingo, RD

Sismos de baja magnitud se han experimenta­do en los últimos días en varias re­giones, como en la zona No­reste, donde recientemente se registraron dos de impor­tancia, específicamente en Nagua y en la bahía de Sa­maná.

Así lo afirma el director del Centro Nacional de Sis­mología de la Universidad Autónoma de Santo Do­mingo (CNS), quien man­tiene su pronóstico de que, por las energías acumula­das, podría registrarse mo­vimientos telúricos superio­res a 7 grados.

Ramón Delanoy, ingenie­ro geólogo, menciona entre las ventajas con que cuenta el país en ese sentido, que el CNS tiene instalados sismó­metros y acelerómetros en la mayoría de las provincias, por lo que se puede dar el seguimiento en tiempo real a las actividades sísmicas. Son equipos adquiridos me­diante proyectos y acuerdos desarrollados con la Univer­sidad de Mayagüez, Puer­to Rico; el Servicio Geoló­gico de los Estados Unidos, la Universidad de Beylor, la Universidad Autónoma de México y el JICA.

Además, adelantó que “pretendemos instalar a ni­vel nacional un Sistema de Alerta Temprana de Terre­moto y Tsunami siempre que podamos obtener los fondos de un proyecto que presentamos. Tal como lo tienen otros países”.

Mientras tanto seguirán trabajando las 24 horas del día, dando las informacio­nes de la actividad sísmica nacional y regional al públi­co en general y a los orga­nismos de gestión del ries­go como son la Comisión de Organizaciones de Emer­gencia y a la Comisión Na­cional de Emergencia.

¿Qué los provoca?
Delanoy detalló que es­tos sismos están relaciona­dos a las fuerzas tectónicas de la placa Norteamérica al interactuar con la placa del Caribe, la cual se encuentra subducida en esta región.

Explicó que “el 4 de agos­to de 1946 se produjo un sismo de magnitud 8.1 gra­dos Richter y el día 8 uno de 7.6 grados Richter, así como miles de réplicas con mag­nitud superior a los 4.0 gra­dos Richter.

De esto hace ya unos 74 años por lo que considera­mos que se ha ido acumu­lando una gran cantidad de energía que podría ser libe­rada en cualquier momen­to; y a medida que pase el tiempo es más inminente de que ocurra un fuerte terre­moto.

Para liberar la energía equivalente que se liberó en­tre el 1943 y el 1953 en la región Noreste, se necesita que hayan ocurrido más de 1000 sismos de magnitud 6.0 para considerar que no se ha acumulado energía; y estos no han sucedido”.

Estructuras acordes a riesgos sísmicos
El director del CNS pro­pone un modelo de estruc­turas en las edificaciones más acorde a nuestros ries­gos sísmicos.

“En el país existe un có­digo para las edificaciones, basado en datos de otros países. Es necesario deter­minar modelos de las ve­locidades de las ondas sís­micas por micro regiones y modelos de las aceleracio­nes del suelo de la misma manera para actualizar el código sísmico del país. Pe­ro sin contar con informa­ciones sísmicas y geológicas reales de dichos lugares no es posible hacer un código que se ajuste a las caracte­rísticas de cada región”.

Dijo que para obtener es­tas informaciones actuali­zadas el Centro Nacional de sismología opera las 24 ho­ras del día y así registrar to­dos los sismos que suceden en el territorio nacional y sus alrededores.

APORTE
Al público.

El Centro Nacional de Sismología de la UASD es, además de las fun­ciones ya mencionadas, el encargado de dar ca­pacitación a estudian­tes de colegios, escuelas y universidades, así co­mo al público en gene­ral de cómo comportarse antes, durante y después de un terremoto.