Listin Diario Logo
30 de noviembre 2020, actualizado a las 02:10 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 28 de octubre de 2020

SALUD FEMENINA

Lactancia materna ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama

  • Lactancia materna ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama

    Los beneficios de amamantar alcanzan tanto a la madre como al bebé. iStock

  • Lactancia materna ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama
Jaclin Campos
Santo Domingo, RD

Entre los muchos beneficios de la lactancia materna se encuentra la reducción del riesgo de cáncer de seno en la madre.

Carola León, consejera de lactancia certificada por la Academy of Lactation Policy and Practice (ALPP), explica que los altos niveles de estrógeno en mujeres en etapa de premenopáusica aumentan el riesgo de cáncer de mama, pero durante la lactancia los niveles de esta hormona se encuentran muy bajos.

“Hay estudios que indican que hay una relación directa entre mayor tiempo de lactancia y menor ocurrencia de cáncer de mamas en mujeres quienes se encuentran en la etapa de premenopausia”, agrega León.

La asesora en lactancia cita un estudio realizado por el Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer que demostró que por cada 12 meses que una mujer amamante, su probabilidad de padecer cáncer de seno se reduce en un 4.3 %. “Por ende, al lactar por un año o más, aumenta ese efecto protector”.

Por la misma razón, las mujeres que tienen más hijos y les han dado el seno cuentan con una mayor protección, pues un mayor tiempo de lactancia limita la exposición acumulativa hormonal de estrógeno.

Amamantar se asocia, además, con una menor probabilidad de padecer cáncer de ovarios, diabetes tipo 2 e hipertensión.

Cómo prepararse

¿Qué recomendaciones da León para que tanto la mujer como el bebé se beneficien de todas las bondades de la lactancia materna? En primer lugar, educarse y prepararse antes de la llegada del bebé.

“La lactancia no es algo que nos enseñan en la escuela ni en la universidad, y aunque es un proceso natural no es algo que necesariamente viene naturalmente”, argumenta. “Incluso, puede ser una etapa sumamente retadora para muchas madres”.

¿Cómo se pueden preparar? Leyendo libros, siguiendo cuentas en redes sociales con contenido sobre lactancia, tomando talleres informativos y teniendo una red de apoyo formada por otras madres.

Como lectura, recomienda el libro El arte femenino de amamantar (The Womanly Art of Breastfeeding), que fue de mucha utilidad para ella como madre. En tanto que para escoger qué cuentas seguir entre tanta variedad, sugiere investigar pero también tomar en cuenta con qué consejera la madre se siente más identificada.

“En nuestro país la tasa de lactancia materna es muy baja y no existe un ecosistema robusto que apoye a la madre en este sentido. Por esto siempre recomiendo buscar ayuda de una asesora de lactancia certificada en caso de necesitarlo”, manifiesta León, a quien las lactantes suelen contactar por problemas como dolor, agrietamiento de pezones, baja producción de leche (sea real o percibida), o bebés que no aumentan de peso adecuadamente.

Prevención

El efecto protector de la lactancia no es una excusa para descuidarse o pasar por alto el resto de los factores que inciden en la aparición del cáncer de mama. La detección temprana y el cuidado preventivo siguen siendo lo más importante.

“En el rubro de detección temprana las mujeres deben realizarse autoexámenes mamarios y  chequeos rutinarios de acuerdo a su rango de edad e historial médico”, alerta León.

El cuidado preventivo incluye llevar un estilo de vida activo con ejercicios, mantener un peso saludable, limitar el consumo de alcohol y no fumar.

“Por último”, concluye, “les comparto un mensaje que me dijo una amiga muy querida sobreviviente de cáncer de mamas: escuchen sus instintos y a su cuerpo. Si sienten que algo no anda bien, es importante seguir buscando ayuda, aun cuando les hayan indicado que todo está en orden”.

Consultora

Con el nacimiento de su primer hijo, Carola León (en las redes @carolaleoncroes) se dio cuenta de cuán difícil resultaba combinar su rol como madre con su trabajo en el área bancaria, y decidió renunciar a la oficina. Por ese tiempo, su conocimiento sobre lactancia lo obtuvo a través de la lectura y la ayuda de su madre, quien tenía formación como doula (lamenta que la generación anterior haya sido “bombardeada” con el tema de la leche de fórmula y que, como consecuencia de ello, las madres de hoy posean poca información sobre lactancia materna). 

Tras la llegada de su segundo retoño, León comenzó a ayudar otras madres y con el tiempo decidió convertir esta pasión en algo más serio certificándose como consejera de lactancia en la Academy of Lactation Policy and Practice (ALPP), en Nashville, Tennessee (Estados Unidos).