Listin Diario Logo
01 de diciembre 2020, actualizado a las 08:59 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida domingo, 07 de junio de 2020

PERSONAJE

Los Sembradores de Dionisio en el Covid-19

  • Los Sembradores de Dionisio en el Covid-19

    Personas alrededor del Reloj del Sol de la Zona Colonial, recreando el reloj como símbolo del tiempo.

  • Los Sembradores de Dionisio en el Covid-19
  • Los Sembradores de Dionisio en el Covid-19
YVONNE FRANCISCO
Lowell, Massachusetts

Una de esas tristes tar­des de abril 2020 llega­ron las mu­sas a atormentarlo. Lo hi­cieron sacar su lienzo, lápiz y tinta. Con ese tormento creativo que invade a mu­chos artistas en tiempos de incertidumbre, de im­potencia y en ocasiones de enojo, reaparecieron estos sembradores de Dionisio Blanco, pero esta vez, con nuevos personajes con ros­tros y llevando mascarillas.

La cabeza de Dionisio estaba en ebullición. Co­mo muchos, él estaba en­tusiasmado con el asunto de la pandemia. Le llegó a la memoria la frase: “Tam­bién hay que cantar en los tiempos oscuros”, de Ber­tolt Brecht. Fue enton­ces cuando empezaron los Sembradores a andar por las calles de Santo Domingo mostrando su rostro, pero, de forma parcial, y fueron a visitar los mercados para abastecerse de alimentos para pasar la cuarentena.

Aunque estamos separa­dos por el inmenso océano Atlántico, es inspirador con­versar con Dionisio, mien­tras él se encuentra sentado en su rincón favorito, entre cigarros, libros, recortes de periódicos, lienzos, pince­les y pinturas; allí, en el be­llo sector El Cacique, donde, a pesar de la cuarentena, se escucha el alboroto de los venduteros y el ruido de los motores haciendo sus entre­gas, mientras Dionisio sigue bailando con sus musas.

Este artista ha estado re­creando El Sembrador en tiempos del Covid-19 con imágenes emblemáticas del tejido urbano de la ciu­dad de Santo Domingo; lu­gares como la Plaza del Mo­numento de Fray Antón de Montesino retrayendo la importancia del Sermón de Adviento, y con éste evo­cando los Derechos Huma­nos.

Aunque Dionisio nos tie­ne acostumbrados a sus co­loridas pinturas, a él siem­pre le ha gustado el dibujo, y para él, dibujar es como escribir poesía, por lo que el arte es una forma poética de decir lo cotidiano, pero en este caso, es solo formas, lí­neas, contrastes y degrada­ciones dentro de esa escala.

Este artista dominica­no, de proyección interna­cional, inició su serie Sem­bradores en el 1983, y para entonces, estos personajes tenían rostro, pero luego se los eliminó para crear un poco de enigma en su ar­te. Pero esta nueva serie de personajes con rostros y sus tapabocas surgió porque en la imagen original sin rostro no se iba a apreciar que Los Sembradores estaban cui­dándose del virus del Co­vid-19.

En medio de esta pan­demia hemos visto como el arte, a través de sus diver­sas manifestaciones, ha te­nido un rol muy importante tratando de subir el animo a la gente, y es por esta ra­zón que Dionisio le ha dedi­cado un poco de tiempo al dibujo, rememorando Los Desastres de la Guerra, de Francisco Goya, y de mu­chos otros famosos pintores cuyas majestuosas creacio­nes surgieron en tiempos de fuertes crisis sociales o de enfermedad.

“El objetivo mío es real­mente provocar, dejar una imagen testimonio de épo­ca del momento en que se vive, y lógicamente, quien hace la lectura es el espec­tador. Yo hago el plantea­miento esperando que esas imágenes (…) sirvan como símbolo de energía, y ade­más como fuente de placer estético. Esas imágenes van cargadas de humor, y el hu­mor es un punto de lucidez frente a la crueldad”, expli­có Dionisio Blanco.

El artista aseguró que en su arte siempre va a haber sembradores, ya que, su im­portancia es vital en la vi­da humana, por ejemplo, en estos tiempos de pande­mia lo único que va a man­tener a los seres humanos sobre la tierra es la agricul­tura, porque el ser humano está en busca de medicina y alimentación básicamente, según reflexionó el artista quien ya tiene pensado ha­cer una exposición de esta colección.

Mientras conversába­mos, Dionisio también hizo un pequeño recorrido por El Conde recordando las fa­mosas tertulias de la Zona Colonial, incluso, mientras desempolvaba algunos ar­chivos de su memoria, re­cordó cuando visitaba la icó­nica Librería Macalé y los encuentros con sus amigos, intelectuales de aquella épo­ca, algunos de los cuales ya partieron. En ese contex­to, lamentó mucho la muer­te de los artistas Iván Tovar y Jorge Severino. Termina­mos la conversación con un tabaco y un café, cada uno en la distancia.

 CLAVES
En medio de esta pande­mia hemos visto como el arte, a través de sus di­versas manifestaciones, ha tenido un rol muy im­portante tratando de su­bir el animo a la gente, y es por esta razón que Dionisio le ha dedicado un poco de tiempo al di­bujo, rememorando Los Desastres de la Guerra, de Francisco Goya, y de muchos otros famosos pintores.