Listin Diario Logo
02 de abril 2020, actualizado a las 12:21 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida martes, 25 de febrero de 2020

EDUCACIÓN

El diseño de interiores versus la decoración

  • El diseño de interiores versus la decoración

    La formación académica juega un papel importante en el desarrollo de ambas áreas.

Redacción L2
Santo Domingo, RD

Los conceptos diseño de in­teriores y decoración suelen confundirse y entenderse que son sinónimos. Sin em­bargo, ambos son comple­tamente diferentes. La di­vergencia entre ellos es su formación e implicación en el proyecto: la decoración es vestir y adornar los espacios; y el diseño de interiores es transformar los espacios.

El diseño de interiores es una profesión que requiere de una formación específica y capacitación formal; es el arte y la ciencia de entender el comportamiento de los seres humanos para crear y optimizar espacios funcio­nales, seguros, universales y sostenibles desde su co­rrecta distribución hasta su ejecución.

Entre las cualidades que debe tener un diseñador se destacan habilidades artísti­cas, creativos, visualización, orientados al detalle, habili­dades interpersonales y pa­ra resolver problemas. Los diseñadores de interiores son especialistas en la pla­nificación y realización de los espacios, trabajan desde la elaboración de los planos iniciales hasta la colocación del último detalle; mientras que el decorador trabaja las decisiones estéticas de los proyectos y no participa en renovaciones o planifica­ción estructural.

A la hora de enfrentar un proyecto, el diseñador de interiores maneja los as­pectos arquitectónicos, los conceptuales, su desarro­llo buscando la funcionali­dad y la eficacia del espacio en cuanto a la distribución, iluminación, acústica, la cli­matización, así como la ges­tión y la estética. El diseño se trata de cómo percibimos el espacio, ya que este per­mea todos los aspectos fun­damentales  de nuestra vi­da, es decir, la manera en que vivimos, trabajamos, compramos... Espacios ha­bitacionales cómodos, de recreación, de aprendiza­jes motivadores, de trabajos funcionales, de bienestar eficaces, entre otros.

Un diseñador de inte­riores puede especializarse en el diseño de espacios de hospedaje, proponer espa­cios habitables en los ámbi­tos residenciales, hoteleros, hospitalario y de bienes­tar; el diseño de espacios comerciales, para crear es­pacios para la venta, exhi­bición y presentación de productos de consumo de acuerdo a las necesidades y exigencia del mercado; el diseño de espacios corpo­rativos, para producir espa­cios eficientes y funcionales de lugares de trabajo, refle­jando las características de la marca o empresa.

Por otro lado, la decoración se basa en amueblar y embe­llecer los ambientes siguiendo simplemente las tendencias y reflejando una época a través de elementos ornamentales, telas, mobiliario, etc.

La principal diferencia entre el diseño de interio­res y la decoración es la for­mación académica, ya que un profesional del diseño de interiores tiene que conocer los conceptos arquitectóni­cos, los códigos universales de la construcción, los pro­gramas CAD, la integridad estructural de los espacios para entender la estructu­ra interior de los edificios, la ergonomía, la psicología ambiental, entre otros, pa­ra poder proyectar correc­tamente los espacios aten­diendo a las necesidades de sus usuarios.

 Sandra V. Gómez Mañón Directora Escuela de Diseño de Interiores, UNIBE.


Más en La Vida