Listin Diario Logo
24 de enero 2020, actualizado a las 07:51 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida viernes, 29 de noviembre de 2019

COSAS DE DIOS

La expulsión no es definitiva

  • La expulsión no es definitiva
Alicia Estévez
alicia.estevez@listindiario.com

La socióloga Rosario Espinal, que afirma, creció en una familia católica y atribuye parte de sus valores humanos y sociales a esas enseñanzas, ha escrito un artículo donde cuenta que se sintió expulsada de la iglesia por las declaraciones del arzobispo de Santo Domingo, Francisco Ozoria, quien ha dicho lo siguiente: los que apoyan el aborto no deben llamarse católicos.

Compasión selectiva
Espinal dice que defiende el aborto, como un derecho humano de las mujeres embarazadas en situaciones adversas. Yo pondría aquí que, visto desde esa óptica, es un derecho humano de algunas mujeres. Porque, en más del 50 por ciento de los casos, hay otra mujer envuelta en la ecuación, la que se gesta en el vientre, y con el aborto, a ella se le quita el principal de todos los derechos humanos que es el derecho a la vida. El artículo de Espinal hace referencia, también, a la compasión. Me gustaría recordarle que, según los principios cristianos que ella aprendió, la compasión no es selectiva. Es decir, no la aplicas para la mujer pero la descartas para el bebé que se encuentra en su vientre.

Términos y confusión
Esta socióloga señala que cuando la iglesia se refiere al aborto en términos generales es una forma de confundir porque solo se aplicaría para casos específicos. Le recuerdo que muchos países, donde el aborto es legal, empezaron con las causales para luego consentir en matar niños perfectamente sanos y producto de relaciones sexuales consentidas. En España, por ejemplo, la ley del año 1985 despenalizaba el aborto en algunos casos. En el año 2010, esa ley fue derogada por la Ley Orgánica 2/2010 de la Salud Sexual y Reproductiva, cuyo nombre es un contrasentido. ¿Por qué? Las leyes sobre el aborto son las únicas que dicen ser de salud pero establecen que uno de los involucrados muera. Esta última ley española, que refiero, despenaliza el aborto en todos los casos hasta las catorce semanas, es decir , a los tres meses y medio de gestación.

Un pequeño ser humano
“En la semana 14 de embarazo la cabeza sigue siendo desproporcionada en relación al cuerpo aunque el bebé ya es perfectamente reconocible como un pequeño humano”, esta descripción aparece en internet cuando preguntas cómo es un feto de 14 semanas. Rosario, que tiene un hermoso nombre cristiano y a quien le preocupan tanto las personas que se hizo socióloga, debe saber que esos seres indefensos, en estos tiempos, descartables como si no existieran, son seres humanos, con los mismos derechos que ella, una persona valiosa para nuestra sociedad, pero mucho más vulnerables. Si le preocupan los derechos humanos de los más desprotegidos, como yo creo, no hay nadie más vulnerable que una niña, o un niño, pendiente de nacer.

Depende de su voluntad
Esta articulista recomienda a la iglesia que flexibilice sus principios en aras de no perder más feligreses, como ha venido ocurriendo en los últimos años. Me pregunto si ella abdicaría de los suyos para ser más popular. Espero que no. Porque el punto es que, nos guste o no, ser cristiano católico conlleva cumplir unas normas y quien las incumple decide, por elección propia, no seguir considerándose como tal. Yo creo que las raíces católicas permanecen ahí, soy una testigo de ello, y lo bueno de esto es que, como Dios mismo, hasta el último momento en que respiramos existe la posibilidad de la enmienda, y la iglesia nos recibe de vuelta. Basta nuestro arrepentimiento. Así que, la expulsión de Rosario Espinal está sujeta a su propia voluntad, y si ella así lo decide, no es para siempre.