Listin Diario Logo
25 de enero 2020, actualizado a las 08:53 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida viernes, 29 de noviembre de 2019

PROVINCIA HERMANAS MIRABAL

Liceo Científico Dr. Miguel Canela Lázaro, un ejemplo de excelencia en la educación dominicana

Jaclin Campos
Villa Tapia, Hermanas Mirabal

En el año 2012 la Oficina Técnica Provincial de Hermanas Mirabal hizo una evaluación de la educación media en esta provincia y concluyó que, a pesar de graduar un gran número de bachilleres, estos obtenían pobres resultados en las Pruebas Nacionales, llegaban a la universidad con lagunas y ganaban escasas becas para realizar sus estudios superiores.

Los miembros de la Oficina, órgano de planificación compuesto por la sociedad civil e instituciones gubernamentales, no se quedaron de brazos cruzados. Dieron inicio a la creación de un centro que brindaría educación pública gratuita a estudiantes sobresalientes de la provincia: el Liceo Científico Dr. Miguel Canela Lázaro.

Creado bajo el modelo S.T.E.A.M. (siglas inglesas para ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas), el liceo comenzó a impartir docencia en enero del 2013 y seis años después exhibe importantes méritos. La certificación como centro de excelencia académica del Ministerio de Educación, el Premio a la Excelencia Magisterial Ercilia Pepín dado por la Presidencia de la República en el 2018 y el reconocimiento Reduca (Red Latinoamericana por la Educación) a Prácticas Innovadoras en Educación 2017 son solo algunos.

Estudiantes del centro han desarrollado propuestas ganadoras en concursos como Soluciones para el Futuro, de Samsung, firma que equipó un aula del liceo con tecnología de punta, y Mi Viaje a NASA, que les permitió visitar el campamento educativo Space Camp, en Huntsville, Alabama. Además, han participado en Human Exploration Rover Challenge, competencia global promovida por la NASA, y en First Global Challenge, competición mundial conocida como las olimpíadas de robótica que este año se celebró en Dubái.

UN LUGAR ESPECIAL
Un colorido mural, creado por los estudiantes como parte del proyecto Ciudad Reciclada, del Centro León, da la bienvenida al Liceo Científico Dr. Miguel Canela Lázaro, ubicado en las instalaciones de una antigua zona franca. Ya dentro del plantel (en sendas naves industriales funcionan el primer y segundo ciclo de secundaria), aguarda un mundo de saberes.

En un aula los alumnos construyen maquetas de puentes; en otra, montan una obra de teatro. Una clase diseña teselados; otra ve una película en francés. Unos jóvenes usan los laboratorios de informática (que son abiertos y están próximos a las librerías, también abiertas, en pasillos donde se exhiben trabajos creados por los estudiantes); otros presentan a través de videoconferencia una propuesta para eliminar la carne de res del almuerzo escolar a fin de reducir las emisiones de CO2.

“Aquí no nos cansamos de aprender”, dice Asela Charles, estudiante de sexto de secundaria, de 17 años.

Charles, junto a Khalil Linán, alumno de tercero de secundaria de 14 años, guía a Listín Diario por el liceo bautizado en honor a un científico santiaguero que descubrió dos ligamentos del cuerpo humano.

Las aulas han sido ambientadas y equipadas acorde con la asignatura impartida en cada una (los estudiantes rotan por las aulas, en vez de permanecer en un salón toda la jornada) y en lugar de butacas cuentan con mesas para estimular el trabajo en equipo. En el liceo hay aulas que se comunican con el patio, laboratorio de física y química, canchas deportivas, banda de música y club de astronomía.

La oferta curricular incluye clases de ingeniería, arquitectura, inglés y francés, y entre las asignaturas electivas hay lecciones de creole.

El cuidado del medioambiente y la sostenibilidad constituyen pilares de la formación que reciben los estudiantes. El liceo posee amplias zonas verdes, además de huerto donde se cultiva parte de los productos preparados en el comedor.

INTERCAMBIO CULTURAL
La multiculturalidad forma parte de la experiencia, pues casi la mitad de los docentes (23 de 51) son extranjeros. Entre profesores y voluntarios, por este plantel han pasado 25 nacionalidades y actualmente hay representadas 13 naciones.

Los estadounidenses Ihomara Morales y Anant Pai son dos ejemplos. Ella, maestra de inglés, conoció el liceo por referencia de una vecina cuya hija estudió aquí; él, maestro de matemáticas, llegó a través del programa Princeton in Latin America (PiLA).

Los maestros, al igual que los alumnos, se enriquecen con la experiencia y valoran la labor que realiza el centro educativo en favor de la provincia Hermanas Mirabal.

“Me gusta mucho el proyecto porque se intenta tener un impacto social real”, comenta Zorica Atanasovska, maestra de francés originaria de Macedonia del Norte. “No es solo hablar, (sino) también hacer, y aquí creo que estamos ayudando bastante a la provincia”.

COLABORACIÓN QUE RINDE FRUTOS
Parte del éxito del Liceo Científico Dr. Miguel Canela Lázaro radica en la colaboración y el compromiso de distintos actores sociales.

“Es un plan que surge desde la sociedad civil, que ve un problema y dialoga con el Ministerio de Educación para buscarle una solución”, comenta el italiano Roberto Codazzi, director del centro.

El Ministerio de Educación paga el personal y subsidia operaciones como el transporte escolar (los alumnos proceden de los tres municipios de la provincia –Salcedo, Villa Tapia y Tenares- y reciben transporte gratuito), en tanto que el sector empresarial apoya distintas iniciativas en las que participan los estudiantes.

José Aníbal García, presidente del Consejo de Regencia del liceo y de la Oficina Técnica Provincial, dice que el centro se preocupa por brindar una formación integral y por eso se involucra con otras iniciativas sociales de la provincia.

“No estamos formando solamente una persona académicamente muy elevada, sino también una persona con mucha responsabilidad social”, expresa.

Aunque el Liceo Científico es una institución selectiva (el proceso de admisión empieza con visitas a las escuelas de la provincia, incluye pruebas de nivel, entrevistas y un campamento previo al inicio de las clases con los alumnos seleccionados), existen cupos especiales para jovencitos en situación de vulnerabilidad.

“Nuestros estudiantes están conscientes de que, posiblemente, la educación es el único instrumento que tienen para romper el círculo de la pobreza en el cual se encuentran, y lo aprovechan”, señala Codazzi.

Entre los planes futuros se encuentran la construcción de un edificio de viviendas para alojar a los estudiantes que viven en las zonas más remotas de la provincia y la creación de un instituto de nivel universitario.

Respecto a la preocupación inicial por la que surgió la institución educativa, García afirma que los estudiantes del liceo encabezan las Pruebas Nacionales en la regional educativa a la que pertenecen.

 “El 70 por ciento de nuestros graduandos está entre el mejor 10 por ciento del país”, añade Codazzi.

Las becas son otro indicador de éxito. Egresados del liceo, que hasta ahora ha graduado cuatro promociones, la primera de ellas en 2016, han obtenido becas tanto en República Dominicana como en Estados Unidos y Europa.