Listin Diario Logo
06 de diciembre 2019, actualizado a las 12:56 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida lunes, 11 de noviembre de 2019

‘Joker’, más que una película de salud mental

  • ‘Joker’, más que una película de salud mental
  • ‘Joker’, más que una película de salud mental
CÉSAR FERNÁNDEZ, M.A.
Praxis Psicología Integral
Santo Domingo, RD

El auge de la película ‘Joker’ ha impulsado un despertar de conciencia sobre los temas de la salud mental, además de hacer un llamado al sistema para generar políticas públicas que tomen en serio la realidad de los problemas mentales, motiva a la sociedad a voltear la mirada hacia los condicionamientos que estos traen, y a sensibilizarnos con quienes los padecen.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2017) alrededor de 300 millones de personas en el mundo sufren depresión y más de 260 millones tienen trastornos de ansiedad. En los Estados Unidos, aproximadamente la mitad de los adultos (46.4%) experimentará una condición de salud mental a lo largo de su vida (National Council for Behavioral Health, 2019). En América Latina se estima que alrededor de un 30% de la población presenta al menos uno de los 20 trastornos de salud mental más comunes (Medina-Mora, E. et al, 2003).

Aún con cifras tan altas, los trastornos de salud mental siguen siendo grandes desconocidos para nuestra sociedad. En algunas ocasiones, quienes padecen condiciones mentales son marginados, rechazados y ridiculizados; pero sobre todas las cosas son incomprendidos.

Tal y como comenta el personaje de Arthur en la nueva película “Joker”, “la peor parte de tener una enfermedad mental es que la gente espera que te comportes como si no la tuvieras”. Y esto es una gran realidad, ya sea por desconocimiento, por olvido o por expectativas irreales.

Los familiares y amigos con frecuencia invalidan lo que estos individuos están sintiendo y pensando, y sin querer contribuyen a que la persona experimente, encima del cuadro emocional que está presentando, la sensación de falta de apoyo, incomprensión y enajenamiento social. Por ejemplo, una persona que padece un trastorno de ansiedad generalizada, ataques de pánico, o alguna fobia, presenta un nivel de nerviosismo, tensión, preocupación o temor que resulta incomprensible para quien no padece una de estas condiciones.

El entorno
Usualmente las reacciones de los individuos con trastornos de ansiedad son tildadas por los demás como exageradas, ridículas y sin base. Con frecuencia el entorno de estas personas responde con frases como: “¡Eso no es nada! No te preocupes tanto”, o “!Ay ya! Tienes que aprender a calmarte”.

Casos distintos
Una persona con un trastorno de ansiedad social tiende a sentirse abrumado por interacciones sociales mínimas que para otras personas son cotidianas.