Listin Diario Logo
20 de septiembre 2019, actualizado a las 12:55 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 21 de agosto de 2019

DESTINOS

Tamadaba: El pinar de Gran Canaria

  • Tamadaba: El pinar de Gran Canaria

    El pinar húmedo del parque natural de Tamadaba (7.500 hectáreas) es una reserva de la biósfera. ISTOCK Y EFE/

  • Tamadaba: El pinar de Gran Canaria
  • Tamadaba: El pinar de Gran Canaria
Redacción L2
Santo Domingo, RD

El  fuego forestal que afectó el pasado fin de semana varios municipios de Gran Canaria, en España, llegó hasta los pinares de Tamadaba, un parque natural creado en 1987 ubicado en el extremo noroeste de la isla.

Las autoridades locales informaron ayer que los daños son menores de lo esperado pero el pueblo llora desde el domingo el impacto de las llamas en su emblemático espacio natural.

¿Lo conoces?
Se trata de una de las joyas ambientales del archipiélago español ubicado en las aguas del Atlántico, al noroeste del continente africano.

Por su riqueza ecológica y paisajística, el Pinar de Tamadaba es un gran atractivo para los turistas.

El turismo es, de hecho, la principal actividad económica de la segunda isla más poblada de la Comunidad Autónoma de Canarias, con 846 717 habitantes.

Hábitat para más de 200 especies vegetales, es el hogar del pino canario (Pinus canariensis), una conífera endémica de las islas canarias convertida en símbolo de la provincia de La Palma, a la que pertenecen los islotes de Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y La Graciosa.

La isla de origen volcánico mide 1560,1 kilómetros cuadrados y cuenta con 33 espacios protegidos (el 43% de su superficie).

Otro fuego ocurrido en julio de 1861 arrasó con los pinares, que lograron recuperarse más tarde y convertirse en un gran bosque.

Se estima que el pinar recuperará su esplendor en unos 10 a 12 años.

Unos 13,7 millones de personas visitaron el archipiélago en 2018.

 

? destinos  ï Estas fotos aéreas del antiguo glaciar Okjˆkull corresponden a 1990, 2003 y 2014, cuando se constató que ya no era un glaciar. Fueron facilitadas por el geólogo islandés Oddur Sigur?sson, quien lo declaró oficialmente muerto.  Un proyecto impulsado por científicos y ecologistas de Estados Unidos e Islandia conmemoraron el pasado domingo 18 la muerte del primer glaciar de esta isla volcánica del Atlántico Norte a causa del cambio climático generado por la actividad humana. Los promotores de la idea, miembros de la Sociedad de Senderismo islandesa y ciudadanos comunes subieron los 1,400 metros que llevan a la cima del antiguo glaciar Okjˆkull, donde depositaron una placa para llamar la atención sobre la amenaza climática. ?  Adiós a Okjˆkull, el primer funeral a un glaciar   redacción l2

Santo Domingo