APORTE

Superación: “Los silencios del alma son gritos de esperanza”

  • La escritora dice que el silencio es más hablador que las mismas palabras. LA AUTORA

Lily Montaño Grullón
Santo Domingo

La periodista y escritora dominicana Jacqueline Tineo ha “silenciado” la  ciudad de Killeen, Texas. Lo ha hecho a través de su libro ‘Silencios del alma’, una colección de poemas, reflexiones y escritos de crecimiento, presentados ya anteriormente con notable éxito en su Patria, y también en Puerto Rico. Comenta algunas particularidades de su obra.

Sobre el nombre de la obra nos cuenta: “Hay una parte del libro que dice: El silencio es más hablador que las mismas palabras. Y es justamente haciendo silencio que puedo madurar y/o profundizar mis pensamientos y mis palabras. “En el silencio del alma, lo dice todo, y es ahí donde entra la dicotomía que decía. Todo ser humano guarda silencios, silencios del que constantemente le habla a su alma. En tus silencios están tus palabras ahogadas, tus verdades desnudas, no hay máscaras.

    En respuesta a los mensajes que hay dirigidos a la mujer, comenta que se debe a que ella lo es, y a que cada día va descubriéndose para conocer lo más íntimo de ella. “Desde mis fortalezas y mis debilidades, mis aciertos y desaciertos, voy aprendiendo. Amo escuchar las historias de las mujeres y muchas de las reflexiones y poemas que hay en mi libro, son precisamente ¡gritos de aquellos silencios míos y de ellas! Las mujeres necesitamos ser escuchadas, valoradas y posicionadas”. comenta.  

   Al ofrecer detalles sobre qué la inspiró, sostiene que sus propios silencios y los de otros y al escribir, es una forma de liberación y sanación. “Siempre había sentido en mi espíritu que había un propósito en mi vida: llevar un mensaje de esperanza, vida amor y fe a la humanidad”.

Resalta que el tópico sobre la paz, obedece a que la sociedad está enferma. Muchos de sus silencios se vuelven cánceres y es ahí cuando han dejado de escucharse cuando en realidad sus silencios pueden ser liberadores.

“Aprendí a hacer silencios cuando fui monja (religiosa consagrada). Me hice cómplice de mis silencios, con ellos aprendí a hablar, a escribir, descubrirme”.