Fruticultura

La clave para una nutriciĆ³n saludable

  • El de mayo los países de América Central y RD celebraron el Día Regional de las Frutas. CORTESÍA DE LA FAO

Redacción Internacional

América Latina y el Caribe ha experimentado una profunda transformación de los patrones alimentarios en los últimos años, donde los productos altamente procesados han ganado terreno. En consecuencia, hoy, cerca de 105 millones de latinoamericanos y caribeños padecen obesidad en la región por mala alimentación y sedentarismo, lo cual supone un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles. A su vez, 39.3 millones de latinoamericanos y caribeños todavía padecen hambre.

 La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en su misión de lograr poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover una agricultura sostenible, considera la fruticultura un sector clave.

Las frutas y vegetales destacan por ser alimentos ricos en fibras, vitaminas y minerales, y base fundamental de las dietas de Centroamérica y la República Dominicana. Estos alimentos no pueden faltar en la dieta diaria y se recomienda consumir un mínimo de 400 gramos de frutas y vegetales al día para garantizar una alimentación saludable. Por este motivo, la FAO fomenta su consumo desde edades tempranas, para la promoción de hábitos saludables a través de la educación alimentaria y nutricional, y la reducción del riesgo de las enfermedades crónicas no transmisibles, la inseguridad alimentaria y la malnutrición en esta región.

Generar empleo
La fruticultura contribuye al desarrollo sostenible y al mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes del área rural de Centroamérica y República Dominicana. Son reconocidos sus aportes al producto interno bruto y a la generación de empleo de estos países, y constituye una importante fuente de ingreso para muchas familias.

Además, la fruticultura se vincula, en diferentes grados, a los mercados de exportación intrarregionales e internacionales, y cada día adquiere un mayor dinamismo en los mercados internos en los países de Centroamérica y República Dominicana.

Autora
Raixa Llauger, Oficial de
Agricultura de la FAO para Mesoamérica