Listin Diario Logo
23 de febrero 2019, actualizado a las 10:18 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC30ºC
La Vida lunes, 11 de febrero de 2019
0 Comentarios

NATALIDAD

Preservación de la fertilidad

  • Preservación de la fertilidad
Víctor Montes de Oca G.
Santo Domingo

 La criopreservación es el congelamiento de células o tejido a una temperatura por debajo de cero grados centígrados, con el fin de detener su actividad biológica y preservarlos para ser utilizados en un futuro.

La ciencia de la criobiología data de 2500 años a.C.

El primer nacimiento de un ser humano posterior al congelamiento y descongelamiento de espermatozoides se señala para 1953.

En 1984 se logró el primer nacimiento proveniente de embriones congeladosdescongelados y en 1986 el primer nacimiento proveniente de óvulos criopreservados.

En los últimos años se ha perfeccionado una técnica novedosa, llamada vitrificación.

En esta técnica se usan altas concentraciones del crioprotector, exposición a bajas temperaturas de forma ultrarrápida, lo que solidifica la célula en un estado semejante al vidrio. Los buenos resultados obtenidos con esta técnica han revolucionado la práctica de la reproducción asistida en los seres humanos. En la actualidad esta técnica la utilizamos para criopreservar óvulos, embriones o tejido gonadal.

La necesidad de criopreservar la fertilidad la podríamos dividir en tres grandes grupos: • Maternidad-paternidad diferida • Pacientes que van a someterse a tratamientos oncológicos • Personas con alguna enfermedad autoinmune

Maternidad-paternidad diferida

En los últimos años estamos presenciando un fenómeno demográfico secundario a una expectativa económica distinta en las personas, con la necesidad, en muchos casos, de doble ingreso en el núcleo familiar, mayor expectativa de vida, el deseo de desarrollo personal y la competitividad laboral. Esto lleva, en los países desarrollados, a la postergación del matrimonio y de la maternidad, con un franco aumento de la edad de la mujer al momento de concebir su primer hijo, y a un aumento sin precedentes del número de parejas que desean un embarazo en etapas relativamente tardías de la vida.

Este hecho, combinado con un descenso en la fertilidad y el aumento de las tasas de aborto con el aumento de la edad, representan un nuevo desafío para los tratamientos clínicos de la infertilidad. Hasta el momento, las técnicas de fertilización de alta complejidad aportan una muy baja tasa de embarazo en pacientes que superan los 40 años de edad con la utilización de ovocitos propios, dando lugar a la indicación de la ovodonación.

Con miras en la prevención de esta situación, el avance de las técnicas de fertilización y criopreservación permiten plantear una alternativa diferente para este grupo de pacientes. Se trata de la preservación de gametas en edad reproductiva, transfiriendo el potencial biológico de esos ovocitos a otra etapa de la vida de la mujer. En el caso de la mujer podemos vitrificar ovulos, embriones (óvulos fertilizados) y tejido ovárico (en etapa de experimentación).

En el caso del hombre, criopreservamos espermatozoides del eyaculado u obtenidos por biopsia o punción testicular, para posterior realización de inyección intracitoplasmática de espermatozoides.

Pacientes que iniciarán tratamiento oncológico El diagnóstico de cáncer se traduce en una crisis en la vida de cualquier persona.

Su impacto varía con el tipo de cáncer, la expectativa terapéutica y los recursos sociales, físicos y emocionales con los que cuente el paciente. La fertilidad se ve gravemente comprometida en los sobrevivientes de quimio y radioterapia. El aumento de la sobrevida luego de un tratamiento oncológico en pacientes en edad reproductiva, convierte a la fertilidad posterior en una inquietud que tiene que ser respondida antes de iniciar el tratamiento, ya sea quimioterapia o radioterapia, pues estas afectan las gónadas tanto en el hombre como en la mujer.

En estos casos podemos criopreservar óvulos, embriones, espermatozoides, tejido ovárico y tejido testicular.

No solamente los cánceres poseen indicación de tratamientos gonadotóxicos; algunas enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoidea y el lupus eritematoso sistémico poseen estas indicaciones.

El autor es ginecólogo obstetra y especialista en reproducción humana de Profert

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña