Listin Diario Logo
17 de junio 2019, actualizado a las 09:57 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida sábado, 09 de febrero de 2019

LUEGO DEL BISTURÍ

Por qué es importante tomar agua después de la cirugía

  • Por qué es importante tomar agua después de la cirugía
Tania Medina
dramedina@tucirujana.com

Hola, queridos lectores, gracias por permitirme estar entre sus líneas nuevamente. El agua es uno de los principales componentes de la vida. Imprescindible a tal punto que se dice que las guerras pasarán a ser del petróleo, poder y territorio a las batallas por la escasez de agua. Para nosotros es tan importante que compone más de la mitad de los elementos del cuerpo humano, imprescindible para la vida a tal punto que es imposible sobrevivir tras pocos días sin tomar este valioso líquido.

La sangre contiene células que conforman la parte sólida y plasma, que es la parte líquida, su función es transportar oxígeno y los elementos que inician los procesos en la cicatrización hacia los demás órganos del cuerpo. Si queremos una buena cicatrización, tener una buena cantidad de agua sería imprescindible.

Luego de una cirugía estética, principalmente liposucción, es de esperar la disminución de elementos como la hemoglobina, que transporta el oxígeno, así como el volumen de líquido necesario para mantener un buen flujo de sangre para que llegue a todo el organismo, por lo que se vuelve imprescindible la ingesta de agua para así mantener el flujo dentro del torrente sanguíneo. Con una buena oxigenación, que favorece la cicatrización, no habrá debilidad ni mareos importantes.

El estar bien hidratado previene complicaciones posquirúrgicas potencialmente peligrosas como la trombosis venosa profunda, que consiste en la formación de un coágulo en las venas principales de las piernas y muslos principalmente, y si este se desprende puede llegar al pulmón creando entonces una embolia pulmonar. Para entendernos, si tenemos poco líquido, la sangre estaría más espesa y habría más componente sólido provocando la formación de “grumos” o paquetes que ocluyen el retorno de la sangre. Si tenemos la sangre más “aguada”, es menos probable que se formen estos empaquetamientos.

Luego de la cirugía, al estar bien hidratada existe una menor probabilidad de infecciones en el caso de la sangre, que igual transporta elementos llamados glóbulos blancos que protegen al cuerpo de invasores como bacterias. Por otro lado, el agua es elemento esencial de la linfa, que tendrá funciones como recolectar y devolver el líquido intersticial a la sangre, o sea, el edema o inflamación que tendrás después de cirugía (por lo que podrás ver tus resultados mucho más rápido y mucho más bonitos en menor tiempo), defender el cuerpo de los organismos patógenos, bacterias y microbios y además te permite absorber los nutrientes del aparato digestivo y llevarlos a la sangre, por lo que tendrás mejores resultados y aportaría los nutrientes para ayudar a la recuperación.

Para estar hidratado una fórmula sencilla es tomar tu peso en libras, dividirlas en 2 y ese valor representa la cantidad de onzas de agua a tomar en 24 horas para llevar una refrescante y adecuada recuperación.