Santo Domingo 28°C/30°C light rain

Suscribete

Orientación

Depresión luego de un divorcio

La solución. Siempre dependerá de las circunstancias que hayan provocado la separación y la capacidad de asumirla.

La solución. Siempre dependerá de las circunstancias que hayan provocado la separación y la capacidad de asumirla.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas, en República Dominicana de 100 enlaces matrimoniales que se realizan, por ejemplo, 35 terminan en divorcio, estando entre sus causas principales la diferencia del nivel social y educativo en la pareja. Hay otros motivos y, por supuesto, consecuencias de esta realidad. La depresión es uno de ellos.

Según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión es la principal causa de discapacidad en el mundo y existen diferentes factores desencadenantes, que pueden ser psicológicos, biológicos, ambientales y sociales. Dentro de estos últimos encontramos el divorcio como una de las causas de depresión.

Es importante destacar que el duelo después de un divorcio va en aumento y que en lo que respecta a la mujer hay que decir que a pesar de atravesar por este proceso y no ir viviendo y aceptando todas sus etapas, esta tiende a ocasionar disfunción de su círculo de vida, llámese trabajo, familia, hijos y amigos. A veces pareciera como si no fuera capaz de seguir hacia delante.

No es que para el hombre no sea difícil aceptarlo, pero el rol que hoy en día ejerce la mujer en ese sentido de compromiso, es aun más deteriorante y agotador, ya que vivimos en una sociedad en donde aún existe cierta discriminación cultural. Hay una gran crisis después de una separación sin importar su causa y esta persona debe tener inteligencia emocional y buena salud mental para que una depresión no sea su consecuencia.

El divorcio o separación de una persona que se ama y que siempre se piensa será para toda la vida, es un factor predisponente de duelo o de una depresión, siendo el buen reflejo de un desequilibrio biopsicosocial.

Cómo saber si hay depresión Sin importar la edad, una mujer que haya decidido divorciarse por haber tenido conflictos con su pareja aún amándole, puede que muestre sentimientos de frustración, coraje, culpa, tristeza, miedo, pérdida de peso, disminución del apetito, insomnio, despertares nocturnos frecuentes, desmotivación, disminución de hacer esas actividades que les generaban placer falta de concentración, ansiedad, estrés, idea suicida, y desesperanza. Esto lo puede sentir una gran parte del día, durante 15 días o más. Por este tiempo, puede que la depersión la incapacite para realizar sus actividades cotidianas con su círculo de amigos, familia laboral y académico.

Es ahí cuando se hace necesario que al momento de decidir la separación del cónyugue se busque la ayuda de un profesional especialista en el área para que de una manera u otra le sirva de acompañamiento en el proceso de la pérdida y sea más llevadero realizar el divorcio emocional y construir una nueva identidad, que le permita desarrollar relaciones afectivas positivas y gratificantes. Existen casos que incluso hay que tratar de manera farmacológica, sobre todo cuando presentan síntomas severos.

Hay ciertas comorbilidades que empeoran la depresión en las mujeres divorciadas, como es el caso de los problemas de adicción (alcoholismo, drogas y juego compulsivo), trastorno de la personalidad, duelo no resuelto y otras condiciones conductual o mental cuyas herramientas psicológicas son insuficientes para manejarlo.

Recomendamos buscar apoyo en familiares y amigos, ya que esto reforzará su autoestima. Aceptar el proceso y entender que esta situación no será para toda la vida, hacer actividades recreativas y deportivas, si hay niños tras la ruptura acompañar a tus hijos y fortalecer la relación como madre porque ellos no son culpables y les puede generar mucha inseguridad, además de darse tiempo para sanar. No dude en buscar ayuda de un terapeuta si presenta cualquiera de las manifestaciones clínicas mencionadas anteriormente. Este profesional se encargará de ofrecerle un manejo multidisciplinario, mejorando su calidad y estilo de vida y una recuperación funcional oportuna.

Dra. María Jerez Morales Médico Psiquiatra Especialista en Duelo y Dependencia Química Centro Terapéutico Psicológicamente

Tags relacionados