El riesgo de abusar de los antibiĆ³ticos

Coralis Orbe
Santo Domingo

Un antibiótico es un medicamento que sirve para curar infecciones bacterianas. Se debe utilizar solo bajo prescripción médica y su uso en exceso o cuando no es necesario crea resistencia a él, dejando el organismo indefenso. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque la resistencia a los antibióticos es un fenómeno evolutivo natural, el uso indebido en los seres humanos está acelerando ese proceso.

 “Cuando utilizamos un antibiótico que no está indicado, porque creemos que la infección que estamos tratando es viral, generamos resistencia a este”, explica la pediatra infectóloga Carmen Sarah Mota, de la Sociedad Dominicana de Infectología.

Agrega que tampoco se puede abusar o hacer uso indebido de los antibióticos porque el cuerpo tiene bacterias que son beneficiosas (llamadas también comensales), que lo protegen de infecciones. 

Entonces, dice la especialista, si utilizamos antibióticos sin una prescripción o abusamos de ellos, alteramos e incluso matamos esas bacterias buenas que tenemos y eso produce infecciones.

Uso correcto de los antibióticos

El mayor peligro de consumir antibióticos en exceso es que se crea resistencia bacteriana. Es decir, bacterias que tienen mecanismos de resistencia y prácticamente no son vulnerables a ningún antibiótico. 

“Eso no necesariamente hace que la infección sea más agresiva. Pero aunque no sea así, si no se tiene cómo enfrentarla, eventualmente ella (la bacteria) va a ganar la batalla”, dice la infectóloga Carmen Sarah Mota, de la Sociedad Dominicana de Infectología.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la resistencia a los antibióticos constituye actualmente una de las mayores amenazas para la salud mundial y puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o nacionalidad.

Asegura que “cada vez es mayor el número de infecciones ópor ejemplo, neumonía, tuberculosis y gonorreaó que se vuelven más difíciles de manejar debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos utilizados para su tratamiento”.

Esto también implica mayores esfuerzos económicos y pérdidas humanas. Según la OMS, la resistencia a los antibióticos hace que se prolonguen las estancias hospitalarias, que se incrementen los costos médicos y que aumente la mortalidad.

Tiempo de consumo  

Dependiendo de la complicación de la infección que se tenga, se durará mucho o poco tiempo tomando un antibiótico. 

Según Mota, normalmente se dura entre 7 y 10 días. Pero también, hay patologías en las que el tratamiento dura tres días, mientras que otras  requieren una indicación de 21 días hasta meses. 

“Hay tejidos del cuerpo donde el tratamiento debe ser muy largo por la complicación de la infección”, indica la especialista.

También, añde, algunos antibióticos solo se indican una vez al día, y hay otros que se tienen que utilizar cada ocho o seis horas, pero eso depende por la vida media que tenga  el fármaco. 

¿A qué edad tomarlos?

No existe una edad que determine el uso de antibióticos. 

Mota indica que en algunos casos se suministran a niños recién nacidos. Pero, aclara, lo que sí hay es una es una edad mínima o algunos antibióticos que no se recomiendan utilizar en pacientes menores de ocho años o 18 años, “pero esas indicaciones son dadas por especialista”.

Del mismo modo, agrega, la dosis que se debe tomar por día dependerá de la enfermedad y el tipo de medicamento.

Medidas

La sociedad debe implementar medidas para evitar la resistecia a los antibióticos, pero también para disminuir la propagación de infecciones. En ese sentido, la OMS recomienda: 

-  Cuide la buena higiene de los alimentos lavándose las manos, y evite el contacto directo con personas enfermas. 

-  Tome antibióticos solamente si estos le han sido recetados por un profesional sanitario cualificado.

-  Complete siempre el tratamiento prescrito.

- No tome nunca antibióticos que hayan sobrado de tratamientos anteriores. Ni tampoco los comparta con otras personas.

Agrega que desde los profesionales de la salud se puede prevenir la resistencia y propagación de las infecciones recetando y dispensando antibióticos solo cuando sean necesarios, con la posología correcta y la duración que corresponda.

Mientras que desde el área de políticas de salud se puede implantar sólidos planes de acción para combatir la resistencia a los antibióticos, y regular y promover el uso adecuado de medicamentos de calidad.

EFECTOS

"Todos los antibióticos pueden lacerar la flora intestinal, uno más que otros. Algunos pueden afectar el oído, el riñón... pero originalemente todo depende de la dosis que se suministe.

Además, hay que tener pendiente que todo tiene sus riesgos y beneficios", explica la infectóloga Carmen Sarah Mota, de la Sociedad Dominicana de Infectología.

La especialista señala que en algunas ocasiones, cuando se indica un antibiótico se receta otro medicamento para no correr el riesgo de que cause daños a otro órgano.

"Pero si ese medicamento que puede contrarrestar o prevenir el daño disminuye el efecto del antibiótico, no se puede utilizar", sostiene la infectóloga.