Listin Diario Logo
06 de marzo 2021, actualizado a las 12:17 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida sábado, 21 de julio de 2012

CONSECUENCIAS

¡Con rizos es mejor!

EL APOYO DE LOS FAMILIARES ES ESENCIAL PARA QUE LAS NIÑAS ACEPTEN EL PELO ‘AFRO’ O AL ‘NATURAL’

  • ¡Con rizos es mejor!
    Recomendación. Procesar el cabello no es “muy bueno” para las niñas, pero los padres que decidan hacerlo deben esperar hasta después de que estas cumplan 12 años.
  • ¡Con rizos es mejor!
Indhira Suero y Carolina Contreras
Santo Domingo

Shanel Marie Veras García, con diez años de edad y amor por el baile y el canto, se presenta como el ejemplo perfecto de aceptación desde temprana edad. Lleva su pelo al “natural” y se siente orgullosa por ello. “Me gusta de mi cabello que no tiene ningún tipo de químicos. Es muy práctico porque no tengo problemas cuando salgo con él suelto y hace frío o llueve”, dice.

A pesar de que se acepta con su cabello sin procesar, en el colegio no le permiten llevarlo suelto. “Si lo usara de esa forma les dijera a los demás que es natural y muy lindo”, asegura.

A diferencia de Shanel, desde temprana edad a muchas niñas se les inculca que su cabello afro es “malo” y difícil de manejar. Se les dice que lo “bonito” es el pelo lacio, una imagen contraria a la realidad de un país de mulatos y mulatas.

Teresa García, salonera con más de 10 años de experiencia, dice que procesar el cabello no es “muy bueno” para las niñas, pero que los padres que decidan alisarlas deben hacerlo después de los 12 años. 

(+)
UN PROBLEMA QUE DATA DE AÑOS

De acuerdo a la maestra y experta en negritud Celsa Albert, en su libro “Mujer y esclavitud”, las adjetivaciones despreciativas al fenotipo dominante negro, en una sociedad racialmente mulata como la dominicana, han traído como reacción en la mayoría de las mujeres alaciarse el pelo desde la temprana infancia y en el uso exagerado de cremas blanqueadoras por doloroso que sea este proceso.

“Las razones de este comportamiento las encontramos en otras adjetivaciones peyorativas para su pelo y color, tales como greña, pimienta, negra, prieta, haitiana, etc.”, afirma Albert.

Estas limitantes -en cuanto al cabello y color de las niñasse pueden extender hasta la adultez y la selección de pareja o de trabajo, por lo que ocasionan problemas de autoestima y autoaceptación.

Aceptar los rizos desde pequeñitas
Giselle Abel, madre de Leyla, ha experimentado los prejuicios de una sociedad en la que el pelo ‘natural’ no posee mucha aceptación.

“Mi hija llegó de Canadá a los tres años sin ningún tipo de complejo, porque allá se tiene mucha diversidad de personas y menos prejuicios. Aquí se tuvo que adaptar a una sociedad que se rige por un estándar de belleza opuesto a nuestra realidad de mezcla de razas y clima tropical. Al inicio fue difícil, pues ella quería tener el pelo largo, lacio y rubio, entendiendo que eso es ser linda”, afirma.

A pesar de que lucha para que su hija se sienta aceptada y bonita, todavía se enfrenta a muchas trabas.

En la calle y en el colegio la niña ha debido enfrentar los prejuicios. “Me enviaron a decir que ella no puede ir con el pelo suelto, bajo la excusa que es por su propio bienestar (prevención de piojos y eso), mientras hay niñas con el pelo lacio o desrizado que sí van con él suelto. Ha sido una de las experiencias más desagradables que he tenido que enfrentar”, considera.

Abel señala que con mucha dedicación y trabajo, ha podido manejar la situación para que su hija disfrute lo maravilloso de llevar el cabello rizado.

“Con mi hija he trabajado mucho, y con mis familiares también, para darle retroalimentación positiva sobre su tipo de pelo, que es diferente a todas sus primas y tías... Procuro utilizar un tratamiento de aceite una vez a la semana antes de lavarle la cabeza, utilizamos shampoo bajo en sulfatos y acondicionador sin silicon y productos como ‘leave in’ y pomadas para estilizar”, destaca.

Jessica
La historia de “Jessica” de Barahona es diferente. A los 11 años la alisaron y ahora, con 12 años de edad, decidió por cuenta propia dejar de someter su cabello a procesos químicos.

“Me alisaron porque cuando me peinaban mis cabellos naturales eran duros y rompían los peines. También tenía mucha presión de mi familia y de la gente del pueblo”, recuerda.

Al preguntarle sobre el porqué de su decisión, Jessica dice que cuando se alisó se dio cuenta de que el pelo se le caía.

“Se me hizo un hoyo grande y los cabellos no me crecían en esa área. Yo me sentía bien con mi pelo lacio, pero después vi que estaba dañado. Ahora con mis cabellos naturales y cortos me siento bien y muy contenta”, asegura.

Tras decidirse por el “gran corte”, Jessica ha recibido la aceptación y el apoyo de su familia.

“Todos estaban de acuerdo con que me lo cortaran y están felices y me dijeron que estoy muy bonita. Mis compañeros de la escuela me hallaron rara, pero después les gustó. A mis profesores les cayó bien y me dijeron que vine cambiada de la capital”, concluye.

(+)
BOMBARDEO QUE LAS CONFUNDE

Carolina Contreras, de missrizos.com, asegura que muchas niñas son bombardeadas por la radio, televisión y cultura popular, con imágenes que no se parecen a ellas.

De acuerdo a sus palabras, los padres juegan un rol importante al recordarles que son inteligentes y bellas. “Primero hay que cuidar cómo hablamos, eliminando los términos como cabello malo, brillo, duro, pimienta, ya que todos son negativos. Remplace esos términos con cabello bonito, suave, brilloso, y saludable”, destaca.

Contreras asegura que los padres deben de tomarse el tiempo y aprender sobre el cuidado del cabello de sus niñas y niños. “No hay por qué halarle el pelo, romper peines, ni hacerlos llorar. Con técnicas y con los productos apropiados ayudará a que la niña, al igual que los padres, aprecie el cabello que crece naturalmente de su cabecita. Cada cierto tiempo párense frente al espejo y recuérdele en voz alta lo bello que es su cabello y cada característica física de su cuerpo”, sugiere Carolina.

Contreras  también aconseja a los padres que no desricen a sus niñas ya que el desrizado utiliza químicos muy fuertes y peligrosos, “aún más para una pequeña que aún no ha terminado de desarrollarse”, dice.