Santo Domingo 27°C/30°C few clouds

Suscribete

El Darién y 700 km en autobús habían recorrido los 40 migrantes muertos en Panamá

La periodista Marlene Testa, de la Estrella de Panamá comparte con Listín Diario su experiencia

Foto de archivo del paso por la selva del Darién.

Foto de archivo del paso por la selva del Darién.

Avatar del Listín Diario
Deyanira PolancoSanto Domingo, RD

Pasaron el peligro de la selva del Darién en frontera de Panamá con Colombia, en el extremo sur. Desafiaron sus serpientes, arañas venenosas, pantanos y caudalosos ríos, y llevaban 700 kilómetros recorridos en autobús.

Pero a su llegada al centro de refugios para migrantes que tiene Panamá colocado en Chiriquí, al extremo norte, cerca de la frontera con Costa Rica, el vehículo se estrelló, el pasado 15 de febrero. Murieron 40 y otros resultaron heridos, de un grupo de 66 adultos.

Uno de los primeros medios en llegar al lugar de la tragedia fue el equipo de La Estrella de Panamá, y su reportera e investigadora Marlene Testa accedió a contar a Listín Diario sobre esa cobertura del accidente de tránsito más letal que ha ocurrido en ese país.

Testa también comparte sus conocimientos de la selva del Darién, donde miles arriesgan sus vidas con el objetivo llegar a los Estados Unidos.

Aunque entre las víctimas no hay dominicanos, es oportuno citar los datos del Servicio Nacional de Migración de Panamá que indican que en 2022 cruzaron la peligrosa selva 248,284 migrantes, de los que 2,465 eran de República Dominicana.

Los fallecidos en el accidente del autobús eran cubanos, haitianos, venezolanos, brasileños, colombianos, nigerianos, cameruneses y ecuatorianos.

“Estamos hablando de una selva virgen, donde puedes encontrarte con serpientes y arañas venenosas, jaguares…Un parque nacional protegido, un sitio de una enorme biodiversidad que alberga muchas especies endémicas, pero que también son muy peligrosas para los seres humanos”.

Testa dice que los migrantes muchas veces se encuentran no solo con los peligros naturales del bosque, sino otros como con la trata de personas, los que quieren abusar de los migrantes, la influencia del crimen organizado de Colombia en esa área, “entonces hay muchos peligros de la selva del Darién a los que se exponen los migrantes a su tránsito por Panamá”. Muchos no salvan sus vidas.

Desde el Darién los migrantes abordan un autobús, que les cobra 40 dólares por persona, hasta el alberque ubicado en Chiriquí. El recorrido es de unos 700 kilómetros, más de 10 horas.

La tragedia

“Llegar hasta allá no fue nada fácil, trasladarnos a la zona fue muy difícil. Antes de llegar el tránsito quedó completamente detenido y hubo que correr en una zona muy alta para poder llegar al lugar de los hechos” cuenta la veterana periodista, quien se dirigía a Chiriquí, a otra asignación, cuando recibió la llamada. Normalmente, se tardan más de 4 horas desde Ciudad de Panamá a Chiriquí.

Dice que el primer obstáculo para la prensa fue que la Policía acordonó el área y cerró el tránsito, cuando realizaba las labores de rescate y el levantamiento de los cadáveres.

“Se negó el acceso al lugar exacto del accidente al medio de comunicación, digamos una escena dantesca. El peor accidente de tránsito ocurrido en Panamá, desde que un bus de la ruta Panamá –Chorrera cayó en el puente Las Américas. Este accidente superó aquel en el que murió un poco más de una veintena y aquí murió el doble”.

Los testimonios, que dieron los que vieron el accidente al equipo de La Estrella de Panamá, es de que había personas partidas por la mitad, desmembradas y decapitadas, al estrellarse el autobús con otro que esperaban por migrantes.

“El ministerio de Salud de Panamá procedió a dar apoyo emocional a las personas que estaban rescatando a los sobrevivientes y que estaban levantando los cuerpos para evitar futuros traumas sicológicos”.

“La primera llamada emergencia fue 4:09 y a las 4:30 los policías ya estaban allí, llegando las ambulancias. Considerando el área, la respuesta fue muy rápida”.

El área es nublada y fría

El accidente ocurrió en un área bastante nublada y fría en la zona Los Planes de Gualaca, provincia de Chiriquí, donde hay ganado. El conductor se pasó del control, y al retornar fue el accidente.

“La tragedia pudo ser peor. El bus chocó con el coaster (Toyota Coaster) que estaba esperando turno para cargar pasajeros, había otros migrantes esperando abordar un autobús para salir del albergue, entonces al chocar el bus con el coaster, que fue como una barrera que impidió que ese huracán, que es como lo describe una de las víctimas, que ese huracán del bus también arrastrara al resto de los migrantes y a otros buses que estaban ahí”, dijo.

Los migrantes salen de Darién, se registran y siguen para la Costa Rica

Los migrantes salen de la provincia del Darién, se trasladan a Chiriquí, donde hacen su registro para ir a David que es la capital de provincia de Chiriquí, para luego continuar su travesía para Costa Rica y después hacia otros países de Centroamérica, pero la mayoría de estos migrantes, cuyo destino final es Estados Unidos, van en busca del sueño americano de prosperidad y libertad, pero en el camino se encuentran con muchos obstáculos”.

Explica que los peligros no solo están en Panamá, sino en toda la región centroamericana, “por eso el llamado debe ser a organismos internacionales a implementar planes para darles ese apoyo a los migrantes, porque no solo es en Panamá, sino en toda la región, todo el recorrido que ellos hacen para llegar a Estado Unidos que es su destino final, a encontrar un sueño de libertad, de prosperidad que muchas veces se ve truncado por la odisea de largo viaje”.

Cita que el Estado de Panamá invierte cuantiosa suma de dinero para darle su apoyo a los migrantes en su paso por ese territorio. “Tiene albergue donde se registran las personas, donde se les nutre, un cuidado especial tiene Unicef para los niños en la frontera con Panamá y los migrantes, sabiendo que es una ruta directa que conduce a Norteamérica, deciden afrontar los peligros de la selva”, indica la comunicadora, reconocida con múltiples premios, al referirse a la crisis humanitaria que se vive en la actualidad con la migración.

La periodista Marlene Testa fotografiada en la zona del accidente.

Foto de AFP