Digna Elías Wilson El valor de la memoria pide a gritos el mejor recuerdo

carlos Francisco Elías
Santo Domingo, RD

Digna Elías Wilson, nació el 22 de septiembre   de 1922 en el Ingenio Quisqueya y luego fue a vivir en la calle Zayas Bazán 42, en el Barrio Miramar, de San Pedro de Macorís. Residencia de sus padres. Hija de Gregorio Elías y Teresa Wilson de Elías ( Nanny ).

Hizo sus estudios primarios en el Colegio San Benito Abad, luego estudios intermedios en la escuela Gastón Fernando  Deligne, finalmente en la escuela Normal José Joaquín Pérez. Fue discípula de las educadoras Olinda Inés Del Giudice Marchena (1910 - 1982) y doña Cochen Martínez Brea.

En 1949 da a luz su hijo Carlos Francisco Ramos Elías, cuyo padre fue el famoso músico Carlos Ramos, quien aparece en la novela “El Cumpleaños’’ de Porfirio Chávez, de la autoría del escritor René Del Risco Bermúdez.

La señora Elías Wilson,  entre 1953 y 1954, emigra a Santo Domingo, ciudad capital, donde recibe entrenamiento como enfermera y trabaja en el antiguo Hospital Pediátrico Ramfis. (Situado en el Ensanche Lugo, calle Santiago entre Bernardo Pichardo y Doctor Delgado). Fija su residencia en la calle Mercedes 10, Ciudad Colonial. Comparte el piso con la familia Santana, dada su gran amistad con Leda y Ligia Santana, hijas de don Niño Santana y hermanas de Pedro María Santana.

Inicia en el hotel antiguo Jaragua su entrenamiento como Ama de Llaves, con la señora Ramona Tejeda (de cariño Ramonita). Luego, bajo la administración de la familia Bogaert, conservaría sus labores allí en aquel hotel de lunas y suspiros bajo el Jaragua.

En 1954 ingresa al hotel Paz (luego Hispaniola o Santo Domingo Norte) como ejecutiva y entrenadora de personal, su oficina estaría en la tercera planta del hotel. En ese mismo piso, se alojaría en 1955 Juan Domingo Perón, el caudillo argentino, a raíz de su derrocamiento en la Argentina en 1955. Ella le asistió, y con el General Perón estaba Pascual Pérez, famoso campeón argentino de peso mosca y sus dos hijos Pascual y Miguel Ángel Ferch, hijos de primeras nupcias con Herminia Ferch, amigos accidentales en plena infancia de Carlos Francisco  Elías, cuando frecuentaba los fines de semana la oficina de su madre en el hotel Paz. Allí Digna Elías Wilson trabajó bajo dos administraciones: la del coronel Paula Bello, Marina de Guerra, hoy Armada Dominicana y la otra dirigida por don Fabio Herrera Cabral.

En 1963, doña Digna Elías Wilson es seleccionada para asistir a un curso de entrenamiento sindical en los Estados Unidos de México, la acompañó entonces la Dra Altagracia Baustista de Suárez, luego conocida funcionaria de gobiernos posteriores.

A su regreso de México, fue pionera en la creación del primer sindicato de Hoteleros de República Dominicana, lo que le valió varios años de desempleo.

A mediados de los años 70 del siglo XX, entrena el personal del Hotel Romana, que con la aparición del inversionista Charles e Ivette Bluhdorn, se convierte en Casa de Campo. Es la época del Hotel Santo Domingo, Norte y Sur, donde ella contribuyó de modo notable, las placas de reconocimientos abundan, como evidencia de dicho aserto anterior.

Comparte sus conocimientos en aquel vasto emprendimiento: Villas. Hotel. Altos de Chavón. Campos  de Golf, con el ingeniero Carlos Morales Troncoso, ex canciller de la República, quien la distingue y valoraría su veteranía como ejecutiva hotelera histórica.

Cuando en esa compañía se plantea entrenar una sustituta, advierte el carácter racista de la oferta y con discreción y astucia pide vacaciones, y hacia el inicio de la década del 80, Digna Elías Wilson, hasta el momento una formadora de hoteleros y hoteleras por varias generaciones en República Dominicana, aparece como el insigne ave Fénix en Puerto Plata, contratada por la corporación que lleva el nombre de Jack Tar, que aun tiene en Puerto Plata el “Jack Tar Village” (en slang Jack Tar significa Sailor, marino).

Hacia 1990 decide retirarse a la isla de sus ancestros Sint Maarten, lado holandés. Pese a su retiro, a su llegada a esa isla, abre los hoteles Atrium y Palm Beach, contratada por el señor Jessie Lovatón. Luego de una estadía de casi 14 años en Sint Maarten, en el 2006 con una llamada telefónica a su hijo, le dice en inglés hotelero: “Dear Charles Francis, I don’t want to make my check out here”.Para su hijo, que soy quien relata, era claro que no quería irse de este mundo fuera de su país y mucho menos lejos de su Ciudad Colonial. En el verano del 2017, Digna Elías Wilson, había regresado, estaba instalada en su residencia de la calle Salomé Ureña, Ciudad Colonial, número 107, donde un 22 de marzo del 2008, dejando el legado de su fascinación por el trabajo y el estudio, el optimismo y su extremada pasión de Mezzo soprano hogareña, nos dejaba.

NOTA: La señora Digna Elías Wilson, a la edad de 78 años, terminó sus estudios de francés, en esa Alianza Francesa de la Pasteur sus jóvenes compañeros de estudios le recuerdan con gran afecto en el tiempo.Ella, además de  Black english (creole cocolo), hablaba: holandés, inglés British / Americano. Papiamento, Portugués y Francés. (CFE)