Listin Diario Logo
06 de diciembre 2021, actualizado a las 10:35 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 16 de octubre de 2021

Critican sentencia del caso Odebrect

Juristas consideran débil investigación del caso Odebrecht

  •  Critican sentencia del caso Odebrect

    Las juezas que conocieron el caso Odebrecht condenaron a Ángel Rondón y a Víctor Díaz Rúa, pero descargaron a los otros 4 imputados. /ARCHIVO

Wanda Méndez
wanda.mendez@listindiario.com
Santo Domingo, RD

La sentencia sobre los so­bornos que admitió pagar Odebrecht ha dejado in­terrogantes e inconformi­dades, pero pocas críticas a la decisión de las juezas del Primer Tribunal Cole­giado del Distrito Nacio­nal que condenó a dos y declaró la absolución de cuatro de los acusados.

Más que atacar el fallo, los cuestionamientos se diri­gen al expediente instru­mentado por el ministerio público, en la gestión del procurador Jean Alain Ro­dríguez, que ha sido califi­cado como débil.

Falta de pruebas contun­dentes, de diligencias pro­cesales y de una correcta investigación spm fallas del ministerio público que im­posibilitaron condenar a los sobornados. Esas son parte de las debilidades que tuvo el expediente Odebrecht, a juicio de representantes de la Fundación Instituciona­lidad y Justicia (Finjus), la Alianza Dominicana con­tra la Corrupción (Adoc­co), Participación Ciudada­na y la Fundación Justicia y Transparencia (FJT).

El pasado jueves las juezas Giselle Méndez, Tania Yu­nes y Jissel Naranjo conde­naron al empresario Án­gel Rondón a ocho años de prisión, por los sobornos otorgados por Odebrecht, y a Víctor Díaz Rúa a cin­co años de cárcel, por lava­do de activos proveniente del enriquecimiento ilícito. Mientras dictaron la abso­lución de Andrés Bautista, Roberto Rodríguez, Conra­do Pitaluga y Tommy Ga­lán.

Flaqueza expediente
Servio Tulio Castaños Guz­mán, vicepresidente de la Finjus, señaló que hubo diligencias que no se hicie­ron, por lo que cree la sen­tencia es el resultado de una investigación incorrec­ta.

Observó que hubo un pe­ríodo que se sacó de la in­vestigación, 2012-2015, por lo que piensa que estu­vo inconclusa.

“Esas son de las cosas que debilitaron ese expediente. Cómo puedes dejar fuera el periodo 2012-2015, cuan­do la empresa que declaró, que se autoincriminó, dijo que venía dando sobornos desde el inicio de sus ope­raciones aquí hasta enero del 2015”, precisó.

Recordó que había adver­tido sobre las debilidades y planteó que un proceso pe­nal no puede sustentarse en teorías.

Expuso que el ministerio público tenía que cambiar su estrategia, ya que se ar­mó un expediente total­mente inconsistente. “A es­te ministerio público se le hizo muy difícil sustentar todo eso”, señaló.

“Esas tres magistradas go­zan de una gran reputación y todos, hasta los que no es­tán de acuerdo con la deci­sión, las respetan”, destacó.

Exclusión sobornados
Mientras el presidente de la Alianza Dominica­na contra la Corrupción (Adocco), Julio César de la Rosa, sostuvo que “el ministerio público dejó fuera a los que recibie­ron sobornos, si toma­mos el criterio del tri­bunal”. Estima que para haber sobornos tiene que haber quien los reciba.

Consideró que la falta de pruebas contundentes del ministerio público condujo a que no se haga justicia y que no haya consecuencia penal relevante en el caso Odebrecht, al no demos­trarse que el empresario Ángel Rondón haya entre­gado los sobornos. “El caso Odebrecht ha quedado ani­quilado”, indicó De la Rosa, quien agregó que esto no hace bien a la lucha contra la corrupción.

SEPA MÁS
Fallas procesales.

Leidy Blanco, coordi­nadora de Participa­ción Ciudadana, obser­vó que hubo fallas pro­cesales al armar el caso Odebrecht, que han da­do lugar a que se exclu­yeran pruebas funda­mentales. “Lamenta­blemente, hoy tenemos el producto de una dé­bil investigación del mi­nisterio público”, dijo.

Vacío.
Entretanto, Trajano Po­tentini, presidente de la FJT, planteó que deja un vacío el hecho que el empresario Rondón ha­ya sido condenado en calidad de sobornador y no aparezcan los sobor­nados.