Listin Diario Logo
16 de septiembre 2021, actualizado a las 12:25 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 10 de septiembre de 2021

Encierran a 15 en “La Carcelita” del Palacio de Justicia de Santiago

  • Encierran a 15 en “La Carcelita” del Palacio de Justicia de Santiago

    Un oficial carga una caja en el curso de los operativos.

Ricardo Santana
Santiago, RD

 Al menos 15 personas del grupo implicado en la Ope­ración Falcón puesta en marcha por la Procuradu­ría General de la Repúbli­ca y la Dirección Nacio­nal de Control de Drogas” (DNCD), para enfrentar el narcotráfico y el lavado de activos, fueron encerrados en la cárcel preventiva del Palacio de Justicia de San­tiago, bien conocida como “La carcelita”.

Al menos cuatro muje­res, que llegaron en un mi­nibús desde la sede de la DNCD en Santiago, fue­ron conducidas a prisión.

Tanto hombres como mujeres, incluida la comu­nicadora Dianabel Gómez, fueron enviados al centro carcelario preventivo de Santiago, todos esposados y bajo medidas de seguri­dad.

Cuando menos 30 esta­blecimientos comerciales, locales, edificios de apar­tamentos, instituciones fi­nancieras y de otra índole, han sido allanadas en San­tiago, desde que comen­zó la operación el pasado miércoles.

Participan en los opera­tivos agentes de la Direc­ción Nacional de Control de Drogas (DNCD), fisca­les, procuradores y agen­tes de inteligencia del Co­mando Especial contra el Terrorismo del Ministerio de Defensa.

Entre los lugares alla­nados en Santiago se en­cuentran Inversiones Prie­to de Jesús SRL, de la avenida Francia, entre los sectores El Ensueño y Re­tiro I, las torres Picasso y Mediterránea, dos finan­cieras, una ubicada en la avenida Estrella Sadhalá y otra en la calle San Luis, esquina 16 de Agosto, y varios locales comerciales en la Calle del Sol.

 Las autoridades se apoderaron de vehícu­los, apartamentos lu­josos, muebles, docu­mentos, equipos de computadoras, princi­palmente discos duros y otros bienes.

Las operaciones cuen­tan con la colaboración de la Administración de Con­trol de Drogas (DEA), de Estados Unidos, y partici­paron a su vez agentes de la DNCD y fiscales de San­tiago y el Distrito Nacio­nal.

El fiscal de Santiago, Osvaldo Bonilla, se ha ne­gado a ofrecer detalles de los operativos, indican­do que se trata de accio­nes programadas. Pero el fiscal Luis Tavárez, uno de los integrantes que se desplazó a Santiago des­de Santo Domingo, dijo a periodistas locales que se realizaron 40 allanamien­tos simultáneos.

Queja de un abogado
El abogado Félix Portes, quien se presentó a una de las torres allanadas, decla­ró que los agentes rompie­ron parte de la propiedad de un cliente suyo y que no tiene nada que ver con el allanamiento.

Aunque no ofreció el nombre de su cliente, di­jo que actuará legalmente para que las autoridades reparen los daños causa­dos a su cliente, igual que a su propiedad. En ese or­den, significó que le quie­ren hacer un daño colate­ral.

Crimen organizado
La delincuencia organiza­da es la actividad delictiva de un grupo estructurado de tres o más personas que existe durante cierto tiem­po y que actúa concerta­damente con el propósito de cometer uno o más de­litos graves o delitos, con miras a obtener, directa o indirectamente, un bene­ficio económico, político u otro beneficio de orden material.

Usualmente se comete el error de usar indistin­tamente los conceptos de crimen organizado y or­ganizaciones criminales. Ambos hacen referencia a un grupo de personas que, buscando alcanzar sus objetivos, realizan acciones en contra de la legislación existente. La diferencia entre crimen organizado y grupo cri­minal es que, en el pri­mero, existen personas con los vínculos necesa­rios para evitar ser perse­guidos por los delitos que cometen o evitar la pena o castigo.

EXPLICACIÓN
Lavado de activos.

Es un delito que consis­te en dar una apariencia de origen legítimo o líci­to a bienes - dinerarios o no, que en realidad son productos o “ganancias” de delitos graves como: Tráfico ilícito de drogas, Trata de Personas, Co­rrupción, secuestros y otros.

Es una gran amenaza para la seguridad y el or­den interno. Quienes ob­tuvieron sus “fortunas” ilícitamente, no tienen escrúpulos.