Higüey vacunó y se alista para apertura total

Florentino Durán
Higüey, La Altagracia, RD

La provincia La Altagracia, con Higüey como municipio cabecera, unido a Bávaro y Punta Cana, ha alcanzado los mejores resultados en el proceso de vacunación contra el Covid-19, con lo que se coloca como ejemplo para aplicar la desescalada y desmontar el toque de queda y algunas de las medidas restrictivas en medio de la pandemia,  lo que a juicio de sus principales autoridades consideran se debe al trabajo constante y conjunto.

Siendo la provincia de menor nivel de desempleo, los higüeyanos se empoderaron, conscientes de que la “industria sin chimeneas” o lo que es lo mismo el turismo, debe seguir siendo la espina dorsal de la economía, por lo que es necesario acatar y ser coherente, cumpliendo el proceso y a la vez contribuir para elevar este vital renglón de aporte, producción y divisas al país.

Las principales entidades públicas, el sector hotelero y las iglesias han jugado un papel clave.

Los trabajos coordinados por la Dirección provincial de Salud y el Servicio Nacional de Salud (SNS), junto a todas las instituciones turísticas, las iglesias y voluntarios, han logrado la eficiencia, al aunar esfuerzos, trabajar por meses y sin descanso.

Al respecto, Mercedes Cueto, epidemióloga del Departamento de la Salud de la Familia y quien ha estado muy de cerca por las responsabilidades que tiene, explicó que los resultados de la provincia se han alcanzado debido a que la “integración ha sido total, un trabajo constante y una labor incansable”.

Esa clave para alcanzar los resultados han incluido 100 brigadas en diferentes frentes de batalla, sin días libre y mucha decisión de trabajo.

EN PUNTOS

El obispo Castro
En la meta, el aporte del obispo de la diócesis de La Altagracia, Jesús Castro Marte, ha sido trascendental, ha insistido como principal figura de la iglesia Católica, como guía, ejemplo y vocero permanente, creando conciencia y motivando en el deber de cada ciudadano en vacunarse.