Listin Diario Logo
01 de diciembre 2021, actualizado a las 10:33 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 28 de mayo de 2021

Mentalidad trujillista persiste en la sociedad

  • Mentalidad trujillista persiste en la sociedad

    de Mayo,responden preguntas del director del LISTÍN DIARIO, Miguel Franjul, y el subdirector Fabio Cabral, durante su participación en el Desayuno. CIRILO OLIVARES/LISTÍN DIARIO

  • Mentalidad trujillista persiste en la sociedad
Juan Salazar
Santo Domingo, RD

Durante el conversatorio sale a relucir cómo los jóve­nes valoran la libertad lega­da por los ajusticiadores del tirano Rafael Leónidas Tru­jillo Molina, el 30 de mayo de 1961, hecho histórico del cual se cumplen 60 años el próximo domingo.

Y se compara esa libertad post Trujillo con los “teteos” en medio del relajamien­to de las restricciones por el Covid-19, para precisar có­mo muchos jóvenes asumen sin la responsabilidad social que amerita, la oportunidad de compartir tras tantos me­ses de encierro por la pan­demia. “La juventud da por descontada y garantizada la libertad”, expresa Manuel Tejeda, presidente de la Fun­dación Héroes del 30 de Ma­yo e hijo de Huáscar Tejeda, uno de los implicados en el complot contra el sátrapa, al participar junto al vicepresi­dente de la entidad, Roberto Bienvenido García Díaz, en el Desayuno del LISTÍN DIA­RIO, conducido por el direc­tor Miguel Franjul y el subdi­rector Fabio Cabral.

Ambos admiten que la “mentalidad trujillista” per­siste, no sólo en las filas de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, como la mayoría piensa, sino a todos los niveles de la sociedad, pero especial­mente entre la juventud que desconoce lo que fue la Era de Trujillo.

Trascendencia
“Necesitamos que se co­nozca que después de la In­dependencia Nacional y la Restauración de la República el hecho de mayor importan­cia en el país es la muerte de Trujillo”, precisó García Díaz, nieto del general Juan Tomás Díaz, también implicado en la trama contra el sátrapa, y quien tenía apenas 10 meses de nacido cuando ocurrió el tiranicidio. Lamentó que los libros de historia dediquen es­casos párrafos a lo que signi­ficó para el país la dictadura de Trujillo y el desenlace de la trama en que cayó abatido el 30 de mayo de 1961, declara­do la semana pasada “Día de la Libertad” por decreto del presidente Luis Abinader.

Citó que el sacrificio de los héroes del 30 de mayo “fue una inmolación” que se ex­tendió hasta sus familiares, ya que ninguno de los involucra­dos intentó sacarlos del país para protegerlos.

Borrados de la historia
Tejeda reconoció que los he­chos históricos como el ajusti­ciamiento de Trujillo quedan después de un tiempo como “simples efemérides”, al res­ponder una inquietud de Franjul sobre la poca impor­tancia y tiempo que dedican los jóvenes a las gestas histó­ricas.

Para enfrentar esa defi­ciencia, los dirigentes de la fundación contemplan llevar charlas y vídeos cortos a es­cuelas y colegios privados, to­talmente convencidos de que el objetivo inmediato de los complotados en la muerte de Trujillo se cumplió, pero co­rresponde a sus descendien­tes ser custodias de la libertad alcanzada.

“El pueblo dominicano hay que educarlo y lo que pasó no puede repetirse por­que sería peor”, puntualiza Tejeda, quien destaca la la­bor orientadora que realiza el Museo Memorial de la Resis­tencia Dominicana (MMRD), que antes de la pandemia del nuevo coronavirus recibía ca­da día la visita de alrededor de 400 niños y adolescentes.

La Fundación Héroes del 30 de Mayo pidió al presiden­te Luis Abinader y al ministro de Educación, Roberto Ful­car, instituir las charlas educa­tivas sobre la tiranía en el cu­rrículo escolar.

Las anécdotas
En el Desayuno del Listín sa­lieron a relucir anécdotas y al­gunos episodios que les trans­mitieron sus ascendientes a Tejeda y García Díaz.

María Leonor González (Lindín) dio a luz a Manuel Tejeda sobre la mesa de un hotel propiedad de sus abue­los, debido a la persecución de la dictadura tras la muerte del sátrapa, e incluso estuvo presa durante el embarazo. “Guardamos prisión juntos”, agregó.

Tejeda también recuerda que cuando alguien viajaba al interior del país tenía que de­cir el nombre, punto de par­tida y lugar de destino en los puestos de control que tenía el régimen en las carreteras.

Su hermano Huáscar An­tonio, siendo apenas un niño, aprendió a repetirlo cuando escuchaba a su padre dar esas informaciones, y en una oca­sión en que su madre decidió trasladarlos a Higüey para protegerlos del régimen, a él tuvieron que dormirlo con re­lajante para evitar que habla­ra durante el viaje.

García Díaz rememoró, además, que la espalda de su padre, Nazario Bienveni­do García Vásquez, parecía un mapa fruto de las crueles torturas a que fue sometido. “A mi padre lo torturaron en la misa casa donde se casó”, precisó.

Puntualizó que en el bau­tizo de su hermano Juan To­más García Díaz, en una finca de Cotuí, en 1959, se comen­zó a fraguar el atentado con­tra Trujillo y la “patada final” para su ejecución fue el asesi­nato de las hermanas Miner­va, Patria y María Teresa Mi­rabal.

Otro episodio fue la oca­sión en que Huáscar Teje­da le sugirió al general Juan Tomás Díaz, tras la invasión del 14 de Junio, volar todos los puentes del país para cor­tar las vías de suministro al régimen. Su respuesta fue: “Tranquilo, el momento toda­vía no ha llegado”.

La posibilidad de una ley de memoria histórica, una comi­sión de la verdad y hasta un libro que recoja toda la reali­dadurante la era, también sa­lieron a relucir en el conver­satorio, pero Tejeda y García Díaz plantean que hasta aho­ra han quedado solo como anhelos.

CLAVES
Mitos.

Con respecto a los mitos propalados sobre los lo­gros de la dictadura, es­pecialmente de que ha­bía orden y se aplicaban las leyes, García Díaz dice que como sociedad “hemos fallado todos”, aunque ve cambios por la labor de un ministerio público independiente en la lucha contra la co­rrupción. Valoró también la actitud del presiden­te Abinader, quien ha demostrado que quien no lo haga bien en su go­bierno, “se va”.

Leyes.
“La tiranía de la ley no es mala, si hay leyes es para cumplirlas”, re­flexiona en ese sentido Tejeda, quien advierte, empero, que en el país no hay condiciones pa­ra un régimen de “ma­no dura”, como añoran algunos segmentos de la población para enfren­tar la contaminación del espíritu de libertad que prevalece después de la muerte de Trujillo.