Finaliza presentaciĆ³n de testigos de la Pepca en el caso Odebrecht

Ramón Cruz Benzán
Santo Domingo, RD

Llegó ayer a su punto de conclusión la larga jorna­da de representación de testigos de la Procuradu­ría Especializada de Per­secución de la Corrupción Administrativa (Pepca), relacionado con el caso se­guido a los imputados por los sobornos de la cons­tructora brasileña Odebre­cht, mientras otros decla­rantes se abstuvieron de declarar debido a su afini­dad familiar con los encar­tados.

El Ministerio Púbico, con el interrogatorio prac­ticado a Vinicio Galán Grullón, hermano del ex senador por San Cristóbal Tommy Galán, terminó con la presentación de los testigos de la acusación y el próximo lunes se apres­ta a iniciar con la presenta­ción de las pruebas docu­mentales, después que el tribunal, presidido por Gi­sell Méndez, recesó la au­diencia para ese día.

Entre los testigos in­terrogados figuran, ade­más de Vinicio Gálan, el ingeniero Jonatan Ramí­rez Pérez, quien presentó el informe de tasación de los bienes inmuebles de Tommy Galán, y admitió haber tasado los inmue­bles desde la calle y no ha­bía entrado a ninguna de las propiedades.

Preguntado por el abo­gado José Ricardo Tave­ras, coordinador de la de­fensa de Galán, el tasador del Ministerio Público rati­ficó que no tuvo acceso al interior de los inmuebles y tampoco fue dotado por la Procuraduría de autori­zación judicial, para poder realizar sus indagatorias.

Al abordar la certifica­ción de su informe, Ra­mírez Pérez ratificó que este es “una simple valua­ción sobre lo que, confor­me a su criterio, es el va­lor de los inmuebles a la fecha delreporte, porque al requerirle el servicio el Ministerio Público nunca le informo que el propósi­to de la valuación era de­mostrar que estos habían sido subvaluados al mo­mento del registro de su adquisición. En tanto, el exsenador Pedro Antonio (Tony) Rivera, aportado como testigo a cargo de la acusación contra Andrés Bautista, al ser cuestio­nado sobre la venta de su finca Colón, en San Fran­cisco de Macorís, respon­dió que su familia y la del encartado son amigos de toda la vida.

TESTIMONIO
Pedro A. Rivera.

“Mi padre, Pedro Rivera, y el padre de Andrés Bau­tista, don Chacho Bautis­ta, eran grandes amigos y socios en la venta de car­nes. Tenían varias carni­cerías y el matadero de Moca. Don Chacho Bau­tista era el administrador y también estamos liga­dos en la compra de maíz y soya para el alimento de cerdos”, declaró.

“En 2003 le vendí la finca Colón, dedicada al pas­toreo y a la cría de gana­do. Fueron unas 2,800 tareas y el precio fue de 5 a 6 millones de pesos”.