Los intentos de las autoridades para controlar la venta de celulares robados

A mitad de 2006 el Indotel anunció que había autorizado a 92 dealers para revender esos aparatos

Yudelka Domínguez
Santo Domingo, RD

Robar celulares y venderlos sin ningún tipo de consecuencia no es una práctica nueva en República Dominicana. Desde hace más de 15 años las autoridades y las compañías telefónicas han anunciado diversas acciones para evitar que esto ocurra.

Uno de los mayores problemas que ha enfrentado el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), es la cantidad de dealers y personas que activan celulares y venden Chips a espaldas de la Ley de Telecomunicaciones, 153-98.

A mitad de 2006 el Indotel anunció que había autorizado a 92 dealers para revender servicios de telecomunicaciones, indicando que sólo en el primer semestre de 2005 se reportaron 73 mil 878 series de celulares robados y/o perdidos, llamando a la ciudadanía a reportar los robos al Centro de Asistencia al Usuario (CAU).

En ese entonces el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones emitió la resolución número 092-02, que establece mecanismos de control para detectar, prevenir y sancionar la activación de teléfonos móviles que son objeto de sustracción o extravío. 

Esta disposición dispone que las prestadoras de servicios de telefonía móvil, sus representantes, agentes revendedores, distribuidores o cualquier persona autorizada para comercializar al público estos servicios, no podrán activar teléfonos móviles que hayan sido reportados como sustraídos o extraviados por sus respectivos propietarios o arrendatarios.

A esto se le suma que en diferentes ocasiones el Indotel y el Departamento de Investigación de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología (DICAT) de la Policía Nacional allanaron varias tiendas de celulares que se dedicaban a “blanquear celulares con series negadas, cambiar los “IMEI: International Mobile Equipment Identity” y activar móviles robados.

Otra medida anunciada por el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones en 2014,  fue la prohibición de la venta de chips sin presentar la cédula.

En el 2015, el Indotel y las compañías telefónicas, conjuntamente con la Asociación Global de Ecosistema Móvil (GSMA), firmaron un acuerdo para evitar que los teléfonos robados puedan ser activados.

El convenio indicaba que los operadores móviles se conectarían a la base de datos de equipos robados de GSMA, para intercambiar los números de identificación de los dispositivos IMEI y así bloquear la activación de equipos denunciados en otras redes.

En 2016 y ante el alza de los robos de teléfonos móviles, el Indotel anunció 8 medidas que incluían: Anotar los datos del equipo móvil, como el Pin de la tarjeta SIM y el IMEI; cuando se esté transitando por las calles se debe guardar el equipo móvil en un lugar que sea lo menos visible; utilizar las herramientas de manos libres (altavoz, audífonos) cuando tenga la necesidad de contestar alguna llamada.

Además, realizar copias de seguridad de la información almacenada en el dispositivo; proteger el equipo con contraseñas; instalar la aplicación o programa de rastreo, en caso de robo o pérdida reportar el equipo móvil al proveedor de servicio. Así logra inhabilitar la opción de realizar y recibir llamadas y cambiar las contraseñas de acceso.

En Febrero de 2017 y conjuntamente con el lanzamiento de su nuevo portal, el Indotel, informó que  dispondría de una aplicación para que los ciudadanos puedan consultar si los teléfonos móviles han sido robados. La misma se encuentra en su página y funciona escribiendo el IMEI de los celulares. (https://gsma.indotel.gob.do/respuesta-de-imei/).

Nuevas medidas

Para el 6 de febrero 2021, el Indotel anunció que los proveedores de servicios deberán instalar equipos para que las personas que vayan activar un celular, como son fotografías y la colocación de sus huellas dactilares.

El nuevo presidente del Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones, Nelson Arroyo informó a Listín Diario que mediante varias resoluciones se tendrá un registro de los IMEI de los celulares al momento de ser activados, para determinar que no ha sido robado.