Listin Diario Logo
25 de noviembre 2020, actualizado a las 06:44 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República jueves, 13 de agosto de 2020

El país ya vive bajo crisis mental

Aumentan las consultas de salud mental a causa del virus

  • El país ya vive bajo crisis mental

     Los psicólogos afirman que desde inicio de la pandemia se han observando muchos cambios en el comportamiento humano, tales como irritación, ansiedad, síntomas de depresion, trastorno del sueño y más consumo de alcohol.

Doris Pantaleón
Santo Domingo, RD

 Los efectos de desequili­brios en la salud emocio­nal de la población domi­nicana se están viendo a diario, como consecuen­cias directas de la pande­mia de Covid-19, desbor­dando la capacidad de los servicios de salud para dar respuesta a la demanda de atención que reciben.

Así lo asegura la Asocia­ción de Psicólogos de la Salud (Asopsalud), al se­ñalar que antes de la pan­demia eran atendidos de entre seis y siete pacientes por turno en consultas de los psicólogos, pero desde marzo para acá se han ob­servado muchos cambios en el comportamiento hu­mano.

“Las personas están más irritadas, ansiosas, con sín­tomas de depresión, pre­sentan trastorno del sueño y aumento en el consumo de sustancia psicoactivas sobre todo alcohol”, señaló la presidenta de la entidad, María De Los Santos, al ser consultada sobre la adver­tencia hecha recientemen­te por especialistas de la Psiquiatría de que el país debe prepararse para la crisis de salud mental que se avecina post Covid-19.

La especialista de la psico­logía dijo que esa crisis ya se está evidenciando en­tre pacientes que además presentan ideas suicidas y los problemas en la pareja han aumentado y puso co­mo ejemplo más directo de eso la incapacidad del indi­viduo para acatar las reglas del toque de queda.

Urge un plan de respuesta

Ante este escenario, De los Santos entiende que se hace urgente que las nue­vas autoridades sanita­rias realicen un encuentro multidisciplinario a fin de elaborar un programa de prevención y promoción de la salud mental que permi­ta dar respuestas a la crisis sanitaria con el objetivo de reducir los efectos psicoló­gicos y traumáticos.

Sugiere que en virtud de que el país tiene 1,800 Unidades de Atención Pri­maria y 50 Centros Diag­nóstico Especializados, se nombre un mínimo de tres profesionales de la psico­logía en cada centro y en todos los hospitales de se­gundo y tercer nivel, para trabajar los problemas psi­cosociales.

Sólo hay 700 psicólogos

La entidad destacó que la red prestadora de servi­cios públicos tiene aproxi­madamente 700 psicólo­gos, pero que ese número es insuficiente para la gran demanda de atención que reclama la población en los hospitales, en las Unida­des de Atención Primaria y Centro Diagnóstico Espe­cializados donde se pres­tan este servicio especia­lizados por el coronavirus Covid-19.

De Los Santos, presiden­ta de los especialistas, se mostró preocupada por la situación actual del país y reveló que las consultas diarias, a nivel público, son el principal reflejo de las consecuencias directas de la pandemia.

Dijo que sólo en el mes de julio a través de la plata­forma de zoom y de mane­ra presencial se atendieron 586 pacientes, lo que repre­senta un promedio diario de 20 pacientes por día, in­cluido sábado y domingo.

¿Qué son las enfermedades mentales?

Según MedlinePlus, las en­fermedades mentales son afecciones graves que pue­den afectar la manera de pensar, su humor y su com­portamiento. Pueden ser ocasionales o de larga du­ración. Pueden afectar su capacidad de relacionarse con los demás y funcionar cada día. Los problemas mentales son comunes, más de la mitad de todos los estadounidenses se­rán diagnosticados con un trastorno mental en algún momento de su vida. Sin embargo, hay tratamien­tos disponibles. Las perso­nas con trastornos de salud mental pueden mejorar y muchas de ellas se recupe­ran por complete.

 MÁS DETALLES

 Señales de que hay problemas
 Los síntomas.

Cambios en hábitos ali­menticios o de sueño, aislarse de las personas y actividades que disfruta,  tener nada o poca ener­gía, sentirse vacío o co­mo si nada importara, tener dolores y moles­tias inexplicables.

Otros síntomas son sen­tirse impotente o sin es­peranza, fumar, beber o usar drogas más de lo habitual, sentirse in­usualmente confundi­do, olvidadizo, enojado, molesto, preocupado o asustado, tener cambios de humor severos.