Listin Diario Logo
03 de julio 2020, actualizado a las 02:21 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 05 de junio de 2020

INSEGURIDAD

Homicidios desde motocicletas, una modalidad que no desaparece ni en tiempos de Covid

  • Homicidios desde motocicletas, una modalidad que no desaparece ni en tiempos de Covid
Javier Flores
Santo Domingo, RD

Las muertes violentas en el país no es un tema nuevo. De acuerdo con el Observatorio de Seguridad Ciudadana en el año 2019 se produjo 1,026 homicidios en todo el país, por lo que los hechos sangrientos se han convertido en parte de la cotidianidad.

Una de las formas más usadas para este delito es a bordo de motocicletas, las cuales son utilizadas por individuos para cometer robos o asesinatos por encargos.

En las últimas semanas, las noticias de esta naturaleza han vuelto a resurgir con varias muertes en diferentes localidades del país. Desde Pimentel y Santiago, hasta los barrios del Gran Santo Domingo se han reportado asesinatos de personas, en su mayoría cometido por desaprensivos desde una motocicleta. 

La más reciente víctima fue Alberto de Jesús Moya Peña, quien habría sufrido varios disparos por dos hombres que se desplazaban en una motocicleta, el pasado tres de junio.

El hecho ocurrió pasadas las 10:00 de la noche del pasado lunes, próximo al cementerio municipal y a la zona conocida como El Punto, lugar donde presuntamente se mueve el tráfico de drogas.

"Él trabajaba construcción al principio, pero últimamente no sé, porque estábamos medio distanciados", decía un familiar de la víctima a periodistas que asistieron al lugar de los hechos.

Una mujer murió tras ser disparada en la cabeza este lunes en el municipio de San Francisco de Macorís, mientras se dirigía a su trabajo.

El siniestro ocurrió frente a las Zona Franca de la referida ciudad al momento de que la víctima, identificada como Sifora Yohanka Rosario Then, de 42 años, se trasladaba en una passola. La occisa trabajaba como administradora de la Urbanización Neftaly III del municipio.

El hijo del “Chino”

La modalidad se tomó en práctica para el “ajuste de cuentas” entre el mundo del narcotráfico.

La madrugada del nueve de marzo desconocidos que se desplazaban en una motocicleta acribillaron a tiros a Yerry Pascual Cordero Sosa, hijo del narcotraficante Jesús Pascual Cordero “El Chino”, cuando este se desplazaba a borde de una yipeta.

El hecho se produjo alrededor de las 4:30 de la madrugada en la avenida 27 de Febrero, entre las avenidas Winston Churchill y Doctor Defillo, donde Cordero Sosa fue atacado por desconocidos que se desplazaban en una motocicleta.   

El hombre ultimado viajaba en una jeepeta Toyota Lexus, blanca modelo 470, la cual presenta numerosos impactos de bala.

Pascual Cordero "El Chino" está cumpliendo una condena de cinco años de prisión por narcotráfico y lavado de activos.

“Bam Bam”

La noche del pasado jueves 26 de diciembre, en el Ensanche Luperón, un individuo que se desplazaba junto a otro en una motocicleta, mató de tres disparos por la espalda a Claudio Guerra, conocido como “Bam Bam”.

Un video de una cámara de seguridad que captó el momento del ataque, evidencia la manera en la que el victimario se acercó a Guerra, quien estaba de espaldas. Una vez realizó los disparos salió corriendo en la misma dirección que llegó.

Las personas que estaban alrededor de Claudio Guerra corrieron buscando protección tras la balacera.

En el expediente de Claudio Guerra pesaban dos fichas criminales. Hasta la fecha, la Policía Nacional no ha especificado las razones del suceso ni los responsables del hecho.

La Soga

En la mañana del miércoles, fue asesinado de varios balazos Fernando de los Santos, un  exteniente de la Policía Nacional mejor conocido como "La Soga", por desconocidos a bordo de una motocicleta. Estaba acusado de ultimar al menos 30 personas, en su mayoría por encargo.

'La Soga' fue apresado en noviembre de 2017 por su supuesta vinculación en la muerte de Elvis Valerio y Luis Roberto Torres, ocurridas en el 2011 y por porte ilegal de un arma de fuego. Sin embargo, meses después fue liberado.   


Más en La República