Listin Diario Logo
15 de julio 2020, actualizado a las 01:25 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 18 de abril de 2020

CONMOVEDOR TESTIMONIO

Videos:Testimonio de una psicóloga que casi pierde la vida por coronavirus

  • Videos:Testimonio de una psicóloga que casi pierde la vida por coronavirus
Deyanira Polanco
Santo Domingo, RD

“Los síntomas comenzaron e inmediatamente me di cuenta. Molestias en la nariz, la garganta pelada, dolor de cabeza y fiebre”. Así comienza el relato la psicóloga Dorka, quien se contagió de COVID-19 sirviendo en un centro de salud, y fue el vehículo para que su esposo y sus dos hijos contrajeran el virus, sin que para estos últimos resultara de gravedad.

Dorka es sicóloga clínica e infantil y su trabajo por muchos años ha sido contribuir con que las personas mantengan un equilibrio emocional. Pero el coronavirus la tambaleó casi le arrebata la vida. Sintió angustia y miedo.

Esos malestares los sintió por dos días. En el tercero y el cuarto día todo estaba bien, pero al quinto día comenzó una tos seca, y las dificultades respiratorias: Dos  semanas después es cuando da positivo a coronavirus.

Dorka fue ingresada varios días después de diagnosticada positiva, y fue con el temor de no regresar. Tanto así que organizó todo para que si ella y su esposo fallecían, porque este último tiene otra condición de salud, los pequeños no quedaran desamparados, dado que los padres de ella son personas de avanzada edad.

Dorka es una mujer luchadora, que le gusta servir a los demás, y sabiendo lo que podría pesarle no abandonó el terreno como servidora del sector salud.

Dice que siguió trabajando, agotando los parámetros de seguridad por las capacitaciones que habían tomado, con gorros, mascarillas.

Dorka dice que solo la fe y la confianza en Dios y las debidas atenciones que recibió le garantizaron superar el Covid-19, al narrar que cuando tenía diez días sin dormir imploró a Jesús que no la dejara sola y partir de esa noche comenzó a conciliar el sueño.

Fue dada de alta del hospital Ramón de Lara, donde hizo tres crisis y fue tratada con Tocilizumab y la hidroxicloroquina, los medicamentos especiales que distribuye Salud Pública para hacerle frente a la enfermedad en el país. Hoy está en su casa con la familia, aun con secuelas de la enfermedad que hasta este viernes había causado 200 muertes en el país y 4,126 casos positivos.