Listin Diario Logo
21 de noviembre 2020, actualizado a las 08:40 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República jueves, 13 de febrero de 2020

Cuando un político pierde su credibilidad, lo pierde todo…

  • Cuando un político pierde su credibilidad, lo pierde todo…
Rafael Guillermo Guzmán Fermín

En una asamblea que encabezó el presidente Danilo Medina, en la ciudad de Santiago el pasado domingo 2 de febrero, en una actitud que podríamos definir de soberbia, manifestó que el PLD ganará las próximas elecciones, independientemente al sentir contrario del pueblo dominicano.

En un evidente intento por imprimirle optimismo al desmoralizado partido político que ha dividido y secuestrado, el presidente relató lo que él dice ocurrió en las elecciones del año 2012,  prácticamente al cierre de las votaciones de ese día. Procedo a citar literalmente lo que los medios publicaron de sus declaraciones:

“Quiero contarles una anécdota de las elecciones del 2012. En el 2012 como ustedes saben, yo comencé mi campaña estando abajo, yo recuerdo que cuando publicaron la primera encuesta mi opositor me superaba con 14 puntos, y me enteré el sábado o el domingo; y recuerdo que iba a una actividad en la región sur del país, y conmigo iban Carlitos Pared y Simón Lizardo; yo le dije, Simón, mañana va a salir una encuesta y yo tengo 14 puntos  por debajo, te lo digo, porque los compañeros tienen la tendencia a caerse cuando dan los resultados de una encuesta; lo peor no es que tengo 14 puntos abajo, lo peor es que en la propia que yo he hecho tengo 18 abajo; de manera que no le pongan atención, porque es la verdad, yo estoy abajo, pero vamos a ganar”.

Continuó diciendo: “Yo quería pasar al primer lugar en el mes de diciembre, no, no es conveniente pasar al primer lugar en diciembre, debemos pasar en febrero o marzo al primer lugar, porque no es que tú estés adelante, es que te sostengas adelante, porque cuatro o cinco meses tratando de que el otro no te saque del primero lugar; pasamos en el mes de enero al primer lugar, pero no con mucha ventaja y el día de las elecciones se llegó con la posibilidad de que cualquiera de los dos podía ganar; en el año 2012, yo estaba en mi casa sentado, y llegaron José Ramón y Carlitos Pared, y me dijeron que se hizo una encuesta a boca de urna y estamos perdiendo”.

Agregando luego: “Yo les dije, vamos al centro de cómputos, porque yo ya gané; porque yo tenía comunicación directa con Danilo Díaz y en la plataforma yo tenía 51%; cuando llegué al centro de cómputos, me encontré con un asesor internacional que había sido contratado para hacer una encuesta en 100 mesas identificadas en puntos claves del territorio nacional que según él esa proyección no fallaba; en el centro de cómputos me encontré con un velatorio, porque habíamos perdido la supuesta encuesta en las 100 mesas especializadas. Cuando llegué dije: ¿qué es lo que pasa aquí? Que hicimos la encuesta y la hemos perdido. Sí, pero yo gané, quiero que Reinaldo y Francisco Javier vayan a la Junta Central Electoral y la obliguen a dar el primer boletín, que empiecen a dar los boletines. Y se fueron allá y me llamaron y me dijeron: van a publicar el primer boletín y usted está ganando con el 51% las elecciones”.

Finalizó su arenga diciendo: “Ahora, en las primarias de octubre, en las que participaron dos candidatos del Partido de la Liberación Dominicana, la plataforma dejó de funcionar cuando llevaban 750 mil votos computados y ustedes recuerdan que de primero pasamos a segundo, y entonces, yo le pregunté a Danilo Díaz: ¿Cuántos votos se habían computado antes de caerse la plataforma? 750 mil, y ¿Cómo quedamos en esos 750 mil votos? Estábamos ganando 51% contra 49%. Yo les dije: pues prepárense que vamos ganar, aunque sea con un punto por encima y ahí están los resultados conocidos por todos. Ganamos con más de un punto por encima”, cierro la cita. 

A los políticos que se acostumbran a mentir, les llega la hora de confrontarlos con la verdad. Lo que dice Danilo Medina no es cierto.

Desde el año 2004 al 2012, el sistema de proyecciones de resultados electorales utilizado por el PLD fue el mismo,  demostrando ser altamente confiable y certero. Yo fui testigo de su efectividad y el propio Danilo Medina lo reconoció, al extremo que contrató dichos servicios para esas elecciones donde aspiró a la presidencia con el decisivo respaldo del entonces presidente de la República, Leonel Fernández.

Les relataré la verdadera historia, producto del conocimiento personal que tengo sobre el desarrollo de los acontecimientos en el centro de mando y cómputos que el PLD estableció para las elecciones del 2012 en el hotel Hilton de Santo Domingo.

Danilo Medina se personó a dicho centro de mando acompañado por su asesor político Joao Santana, posteriormente convicto por corrupción en Brasil. Allí se le informó que el sistema comenzaba a recibir resultados en tiempo real transmitidos por los delegados del PLD asignados en las mesas electorales. Al ver que los reportes de las primeras 10 mesas no fueron del todo favorables a su candidatura,  Medina reaccionó de manera emocional, alterado y nervioso.

De inmediato se le dijo que esperara la proyección que el sistema daría al ingresar las 100 mesas previamente seleccionadas como barómetros que definirían el comportamiento del electorado a nivel nacional. Cuando el consultor a cargo del mencionado sistema tuvo verificada la proyección, procedió a informarle a Danilo Medina que obtendría el 51.30% de los votos.

Puedo afirmar que eso ocurrió así, porque el servidor donde se mantiene guardada dicha data refleja la hora exacta cuando se produce la proyección que se le informó al entonces candidato Danilo Medina, cuyo resultado final de esa elección le otorgó el 51.21% de los votos.

La historia relatada por Danilo Medina el pasado domingo en Santiago no es la correcta y él lo sabe. Lo dice con esa soberbia porque se acostumbró a mentir, de la misma forma que juró que no buscaría la reelección y la buscó en el 2016 y la intentó buscar otra vez en el 2019.

A fin de robustecer la historia real, recuerdo que la noche de las elecciones del 2012, Danilo Medina requería que se le entregara el reporte de prácticamente la totalidad del 100% de las mesas para él sentir que realmente había sido electo presidente. Aunque el sistema de proyecciones le dio el dato correcto temprano, él en su inseguridad y nerviosismo, esperó hasta tarde en la madrugada, y tuvo que dirigirse al país al día siguiente como el presidente electo.

Ante estas circunstancias, entiendo que cuando un político pierde la credibilidad, pierde la capacidad de comunicarse con su pueblo, y cuando eso pasa, lo pierde todo. El reloj no se detiene. Cada mañana saldrá el sol y el 16 de agosto la cúpula del Palacio que secuestró al PLD saldrá del poder, para mejor futuro de los ciudadanos. ¡Dios bendiga nuestro pueblo!.


Más en La República