Listin Diario Logo
06 de julio 2020, actualizado a las 04:13 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 24 de enero de 2020

INSTAGRAM

Opinión sobre “Los 20 y tantos años está matando a mucha gente”

  • Opinión sobre “Los 20 y tantos años está matando a mucha gente”

    Foto de Instagram Ageu Da Rosa

  • Opinión sobre “Los 20 y tantos años está matando a mucha gente”
Santo Domingo, RD

Son miles los comentarios que han surgido por la reflexión de “Los 20 y tantos años está matando a mucha gente”, transmitida por el pastor Ageu Da Rosa. 

Muchos se han manifestado a favor señalando que la generación actual vive bajo muchas presiones sociales, mientras que otros han expresado que están en contra de lo planteado por el pastor, que dice que la sociedad espera mucho de los jóvenes y estos están preocupados por "ser alguien" sin importar si son felices o no. 

A raíz de todos los comentarios y controversias que ha desatado la reflexión que se ha hecho viral, la psicóloga y terapeuta familiar Patricia Franjul emite su opinión.

A continuación el mensaje íntegro de la especialista:

“Esta es la generación que se queja por todo, y que quiere igualdad e ideales y cosas que nunca existieron. Y las dan por sentado en vez de crearla. Las mujeres y los hombres de antes hacían DE TODO y nadie se quejaba. Nadie mostraba su sufrimiento. Nadie subía fotos ni de su trabajo ni de sus placeres. Ahora se sienten presionados ante cualquier tontería.

Antes el bullying era normal. Parte de la honestidad de los niños. Ahora te daña la autoestima. Antes te hacía más fuerte.

Antes criabas 3,4,5 muchachos tú sola con la casa entera y el marido, ahora necesitas 3 niñeras para uno solo y terapia de pareja. Todo es demasiado “estresante” y “frustrante”. Ahora que hay más facilidades la vida es más difícil, eso ni siquiera tiene lógica. Hay lavadora, secadora, equipos electrónicos. Garantía en lo que compras, carros más modernos, mejor transporte, y se quejan más y agradecen menos.

Ahora lo que está mal, está bien”.


Más en La República