SIETE PALABRAS

Abinader respalda advertencias de la Iglesia sobre quiebra institucional

  • Luis Abinader, aspirante presidencial del Partido Revolucionario Moderno.

Santo Domingo

El aspirante presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, declaró que el Sermón de las 7 Palabras de la Iglesia Católica expresa responsables miradas a la situación real del país,  emplazando a los que hacen política a introducir cambios y conductas que los coloquen a la “altura de la sociedad democrática, segura, institucionalmente fuerte y equitativa que merece el pueblo dominicano”.

Dijo que, por el bien común, se hace necesaria y urgente la concertación de una amplia unidad política y social, basada en un serio compromiso de nación, inspirado en los mejores valores y los más anhelados sueños de la familia dominicana, antes de que sea demasiado tarde.

“Los énfasis puestos por la Iglesia Católica frente al deterioro ético e institucional, y las amenazas que debemos corregir y prevenir, constituyen un emplazamiento al que debemos atender como hombres y como hijos de Dios”, afirmó el líder opositor.

Para Abinader es alentador que en sus alertas y recomendaciones los sacerdotes católicos hayan subrayado que la separación de los poderes del Estado es indispensable para cimentar una democracia cabal.

“Nos satisface el énfasis que pone la Iglesia en el respeto al marco de convivencia civilizada que debe pautar la Constitución de la República, imponiéndose a todos, gobernantes y gobernados, como un contrato social que no debe ser reformado para satisfacer interés coyunturales y particulares “, precisó.

Plantea que el saneamiento de la justicia es otra preocupación ante la que ningún dominicano puede ser indiferente, por lo que es esencial la protección jurídica que fomenta las inversiones y el turismo.

“Desde la falta de controles y castigo ejemplar a la corrupción y la impunidad, el incumplimiento de la ley, pasando por políticas públicas y responsabilidad familiar que no se cumplen de manera efectiva, la Iglesia ha radiografiado que debemos hacer un cambio de enfoques y profundizar acciones para liberar a los sectores más empobrecidos del pueblo de una deuda social demasiado pesada y opresiva, y largamente padecida”, concluye la declaración de Abinader.