TRIBUNAL

Aplazan para viernes medida de coerciĆ³n contra implicado fraude millonario contra DGII

Ramón Cruz Benzán
Santo Domingo

El juez del juzgado de Atención Permanente del Distrito Nacional aplazó para el próximo miércoles el conocimiento de la solicitud de medida de coerción en contra de los representantes del Grupo Tremols Pallero, acusados por la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) de un fraude fiscal de unos 4 mil millones de pesos.

El magistrado José Alejandro Vargas tomó la decisión de aplazar la vista de la medida de coerción para las 9 de la mañana, tras acoger un pedimento presentado por los abogados de los imputados, a fin de preparar su medio de defensa.

En la audiencia, otros abogados de los imputados que se entregaron el pasado lunes, entre ellos Miguel Valerio, habían pedido al tribunal el aplazamiento para preparar los presupuestos que puedan justificar la libertad de sus clientes.

El Ministerio Público pide imponer prisión preventiva en contra de  los ejecutivos del grupo empresarial, Hervys Rafael Tremiols Pallero y Daniel de Jesús Tremils Payero como imputados, y como coimputados a Ramón Rafael Tremols Pallero, Eddy Samuel Tremols Pallero, Leonardo Antonio Tremols Pallero, Rafael Alberto Tremols Acosta.

También Eduardo de Jesús Tremols Cruz, Carmen Adela Tremols Cruz, Néstor Enmanuel López Alcántara, Waskar Alberto González Pallero, Maritselly de los Milagros Cruz López y Doris Alexandra López Urbáez.

De acuerdo con la DGII, el grupo cometió el fraude a través de varias de sus empresas, las que presuntamente utilizaba para reportar compras millonarias a compañías que no tenían la estructura para esos volúmenes de venta.

Según la acusación judicial, el Grupo Tremols Payero utilizaba sociedades fantasmas y NCF no autorizados (falsos) para simular costos y gastos con la intención de disminuir ilegalmente los impuestos a pagar (ITBIS e ISR). Indica que se realizaban compras e importación de materias primas, con el fin de producir clandestinamente bebidas alcohólicas destiladas (ron, whisky, licores y vinos) para posterior venta y dejar de pagar el impuesto correspondiente (ISC).

La Fiscalía también acusa el grupo de adquirir bienes procedentes de actividades ilícitas, ocultamiento de posesión, administración y utilización de bienes resultantes de delitos precedentes a lavado de activos e infracciones asociadas al mismo.