Listin Diario Logo
16 de noviembre 2019, actualizado a las 06:22 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República martes, 16 de enero de 2018

MARCOS OSIRIS

Padre de niño que ha desaparecido 42 veces teme que no le brinden ayuda prometida

  • Padre de niño que ha desaparecido 42 veces teme que no le brinden ayuda prometida
Carolina Pichardo
Santo Domingo

Una comisión del Despacho de la Primera Dama visitó el pasado ocho de enero la vivienda de Marcos Osiris Castillo Mancebo, el niño de 12 años que ha desaparecido en 42 ocasiones. Pero a pesar de que ha pasado más de una semana desde el encuentro, su padre Osiris Castillo no ha vuelto a ser contactado y teme que no se le dé la asistencia prometida.

“Yo no estoy trabajando nada más cuidando el niño, en lo que ellos vuelven a llamar o vienen  a la casa, entonces con qué mantengo al niño y a mí”, expresó el señor a reporteros de LISTÍN DIARIO. 

El hombre cuenta que desde la visita de la institución se ha quedado en casa por si vuelven a ir, y por ende tiene varios días sin vender las correas que sustentan a su familia.

El niño, que cumplió 12 años en este mes, se ha desaparecido en reiteradas ocasiones debido a que padece una condición especial que no le permite ir a la escuela y realizar sus actividades cotidianas.

El padre pide que las autoridades le den asistencia al infante lo más pronto posible, ya que teme que Marcos desaparezca una vez más y sufra daños físicos.

Solicita que su hijo sea evaluado medicamente para determinar cuál es la condición exacta que tiene, y luego que sea tratado para que tenga una vida normal.

Marcos Castillo fue inscrito a los cinco años por su padre en una escuela, pero al poco tiempo lo expulsaron, y desde entonces cada vez que pasa cerca de un centro educativo le pide que quiere estudiar y ser un agente de FBI para resolver crímenes.

El padre teme encerrarlo y no quiere privar al infante de su libertad, pero ruega a organizaciones sociales o gubernamentales que le den una mano amiga ante esta situación para que el niño sea tratado, o que pueda ser inscrito en una escuela para infantes con condiciones parecidas a la suya.

Aunque dice que siempre le ha pedido a Dios que le dé fuerzas para lidiar con la situación de su hijo, con los años las ha ido perdiendo a causa de una enfermedad que solo sabe describir como parecida a un accidente cerebrovascular, que aún le provoca convulsiones.

Si desea aportar a la causa puede contactarse con su padre Osiris al número 809-721-4960.