Listin Diario Logo
01 de febrero 2023, actualizado a las 12:57 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento lunes, 14 de noviembre de 2022

Mark Ruffalo, de niño introvertido a actor polivalente

Mark Ruffalo ha construido una carrera en la que caben papeles en registros tan distintos como el de Hulk, el superhéroe de Marvel, y el del campeón olímpico de lucha libre Dave Schultz en “Foxcatcher”

  • Mark Ruffalo, de niño introvertido a actor polivalente

    Mark Ruffalo. 

Samuel Díaz / EFE

El actor estadounidense, reconocido por películas como “Foxcatcher” y “Spotlight”, además de su papel de Hulk, cumple 55 años.

Ruffalo fue nominado por primera vez a un Óscar, a mejor actor de reparto, por “The Kids Are Alright”. Un reconocimiento que recibió en dos ocasiones más: una en 2015, por su trabajo en “Foxcatcher” y en 2016, por “Spotlight”.

En 2015, se introdujo en el universo Marvel como Bruce Banner y su alter ego Hulk. Repitió personaje en sucesivas películas en 2017, 2018 y 2019. En 2020 produjo y protagonizó la miniserie “I Know This Much is True”, por la que ganó un Emmy y un Globo de Oro
Ruffalo nació en Wisconsin, Estados Unidos, hace 55 años.

Era el mayor de los cuatro hijos del matrimonio formado por Marie Rose Hebert, peluquera, y Frank Lawrence Ruffalo, que heredó de su padre una empresa de pintado de casas que prosperó y aumentó su tamaño. 

“Crecí en Kenosha, Wisconsin, con mucha familia de mi madre. Tenía muchos primos, tías y tíos a mi alrededor, y mis hermanas y mi hermano. Probablemente la parte más formativa fue que crecimos al borde de un bosque”, dijo a Interview Magazine en 2014.

“Fue una infancia bastante libre. Realmente tenía una afinidad con la naturaleza y esa relación era cómoda. Yo era un niño introvertido. Me gustaba mi tiempo a solas. Y el resto de mi familia es bastante extrovertida, así que me sentía un poco raro”. 

Cuando era un adolescente, la familia cambió Wisconsin por Virginia y se establecieron en Virginia Beach. No destacaba en el instituto por sus notas, que no sobresalían, pero sí por su desempeño en lucha. Después de acabar el instituto, se volvieron a mudar, esta vez a San Diego, en la Costa Oeste.

Según contó a Men’s Journal en 2014, odiaba su nuevo destino. Su padre había dejado el negocio de la pintura e intentaba hacerse un hueco, sin suerte, en el mundo del emprendimiento. El matrimonio se resintió y su padre volvió a Wisconsin. “En seis meses”, dijo su madre al medio, “pasamos de la normalidad a la bancarrota y eliminados como familia”. 

Ruffalo se mudó luego a Los Ángeles, donde estudió interpretación en la Stella Adler Academy of Acting & Theatre, mientras trabajaba como barista. Sus primeros pasos en el cine fueron en películas de no muy alto presupuesto como “Mirror, Mirror 2: Raven Dance”, “Blood Money” o “The Dentist”, esta última en 1996.

Tras conocer al dramaturgo Kenneth Lonergan y que este lo subiera a las tablas, su trabajo en el teatro le fue abriendo las puertas a papeles pequeños en producciones con más peso. 

En el 2000, protagonizó la primera película de Lonergan, “You Can Count on Me”, que puso a Ruffalo en el mapa. Luego participó en películas como “The Last Castle”, “Mi vida sin mí”, “The Eternal Sunshine of the Spotless Mind”, “Collateral”, “Zodiac”, “Blindness”, “Shutter Island” y “The Kids Are Alright”, entre otras. 

Por este último título, Ruffalo fue nominado por primera vez a un Óscar, a mejor actor de reparto. Un reconocimiento que recibió en dos ocasiones más: una en 2015, por su trabajo en “Foxcatcher” y en 2016, por “Spotlight”.

“Ha cambiado en el último año más o menos”, dijo a Esquire ese mismo año sobre la fama. “Ahora me reconocen más. Me piden más selfies. Mi mujer lo ha notado. Las únicas veces que no me gusta es cuando estoy con mis hijos”, aseguró.  

Al margen de sus éxitos profesionales, Ruffalo se ha tenido que enfrentar algunos episodios personales duros. En 2001 le diagnosticaron un tumor cerebral, poco antes de que naciera su primer hijo. Unas semanas después de dar la bienvenida a su primogénito, pasó por el quirófano.

“Estaba seguro de que iba a morir”, dijo a Men’s Journal. Por si acertaba en su premonición, Ruffalo grabó una cinta para su hijo. “Para cuando fuera lo suficientemente mayor para entenderlo. Solo diciendo, hey, este es quien soy”. 

Unos años después, la vida le dio otro revés: el actor perdió a su hermano pequeño Scott, que tenía entonces 39 años. Fue encontrado en su casa con un disparo en la cabeza y fue trasladado al hospital, donde falleció unos días después. La policía calificó su muerte como homicidio. “Nunca lo superas; simplemente te acostumbras.

Te hace callo, tal vez un poco más duro, así que estate listo para eso. Pero toma estas cosas trágicas y conviértelas en algo significativo y digno de la pérdida. Haz que cuente. De ahora en adelante, haz lo mejor que puedas para que cuente”, dijo. 

En 2015, se introdujo en el universo Marvel como Bruce Banner y su alter ego Hulk. Repitió personaje en sucesivas películas en 2017, 2018 y 2019. En 2020 produjo y protagonizó la miniserie “I Know This Much is True”, en la que interpretaba a dos hermanos gemelos, uno de ellos aquejado de esquizofrenia, por la que ganó un Emmy y un Globo de Oro. Su película más reciente es “The Adam Project”.