DESDE LA ĂšLTIMA BUTACA

71 Into the fire

Luis Beiro

 John H. Lee reconstruye los campos de batalla de la Guerra Civil corea­na. Lo hace sin temblarle el pulso. Y al final logra una superproducción donde no escatima recursos, ni es­fuerzos. Entre fuego y cenizas expone la odi­sea de un grupo de estudiantes surcoreanos que defendió una escuela secundaria, punto estratégico para las tropas del Norte.

El director demuestra garra y madurez. No reparó en costos. Se rodeó de lo mejor en técnicos y actores. Entre ellos, sobresa­le el popular músico del grupo “Big Bang”, Choi Seung-hyun, quien descuella por su naturalidad y fuerza dramática.

Las mejores escenas pertenecen al cam­po de batalla. Lee no oculta influencias del cine comercial donde los ríos de sangre, mutilaciones y cuerpos volando por los ai­res son un lugar común.

Su fotografía es sorprendente. La cáma­ra se esmera en trasmitir el escenario de la guerra sin segundas lecturas. Son los jóve­ nes los que salen airosos en esta obra por reflejar sus contradicciones internas y los bemoles de una generación que sufrió en carne propia la experiencia de la muerte frente a coloraciones exóticas que impo­nían el odio y el dolor. El ritmo cinemato­gráfico no decae. El guión se encarga de trasmitir los sentimientos del hombre y su fusil. El miedo a la muerte, la insubor­dinación, la indisciplina, la inmadurez y la inestabilidad emocional son resortes de la personalidad colectiva, trabajados con realismo y eficacia.

Toda esta lucha de contrarios le otor­ga dimensión humanística a este proyec­to de heroísmo. Fue una película conme­morativa del 70 aniversario de la Guerra Civil y que hasta el presente ha devenido en un éxito de taquilla. Un filme que en sus primeras funciones de estreno, según sus productores, atrajo unas 114.131 personas.

Ficha técnica:

Año: 2010. País: Corea. Director: John H. Lee. Duración: 120 minutos. Reparto: David Lee McIn­nis, Christina Cha, Cha Seung-won, Choi Seung-hyeon, Park Tae-ju, Wi Ji-wung. Sinopsis: 71 estu­diantes lucharon contra cientos de soldados de Co­rea del Norte, de­fendiendo una es­cuela secundaria el 25 de junio de 1950, durante la Guerra Civil.