Listin Diario Logo
10 de agosto 2020, actualizado a las 08:41 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento sábado, 25 de julio de 2020

Una cinta inolvidable

Lawrence de Arabia: Un joven oficial británico contra los turcos

  • Lawrence de Arabia: Un joven oficial británico contra los turcos
  • Lawrence de Arabia: Un joven oficial británico contra los turcos
  • Lawrence de Arabia: Un joven oficial británico contra los turcos
  • Lawrence de Arabia: Un joven oficial británico contra los turcos
Rienzi Pared Pérez
Santo Domingo, RD

 UUna de las mejores ca­racteriza­ciones sobre un perso­naje en la historia del cine la logró Peter O’Toole en “Lawrence de Arabia”. En este filme, O’Toole da vida a un hombre que unificó al pueblo árabe en su lucha contra los turcos durante la Primera Guerra Mundial.

Thomas Edward Lawren­ce, mejor conocido como T.E. Lawrence, fue un jo­ven oficial británico cono­cido por ser una persona inadaptada y por sublevar­se al orden imperante. Él se encuentra apostado en la ciudad de El Cairo du­rante la contienda bélica mundial. Es enviado a una misión exploratoria diplo­mática para que contacte al príncipe Faysal (Alec Gui­ness) que a la sazón se en­contraba en guerra contra el Imperio Otomano. Con el grado de teniente, Lawren­ce emprende un largo via­je por el desierto en busca del campamento de Faysal, acompañándose de un guía beduino. Lawrence llega al campamento de Faysal donde logra conectar con el jeque, y ahí comienza el verdadero periplo de este hombre que llega a sentirse como un miembro más de la familia árabe por ser un gran conocedor de su cul­tura.

La historia de “Lawrence de Arabia” no solamente se basa en las grandes majes­tuosidades de sus escenas, sino que David Lean -el di­rector- hizo del desierto un personaje central con igual o mayor preponderancia que algunos de sus actores. Mos­trar esas imágenes de ese de­sierto abrazador, nos refiere a ese calor infernal del día, y al viento frío de la noche.

En este mismo escenario se darán las grandes bata­llas, haciendo que el perso­naje de Lawrence posea esa carga de misterio y mag­netismo que logra identifi­carse con estas tribus para la consecución de sus obje­tivos. Se viste como ellos. Anda como ellos. Interac­túa como uno más, hasta convertirse en un gran lí­der ovacionado por ese clan encabezado por el gran je­que. Por eso, ver a Lawren­ce caminar encima del tren cuando este es conquistado bordea una de las escenas más épica, más hermosas y mejores logradas.

Este individuo muy com­plicado donde se mezclan tanto la locura como el ca­risma hace de este persona­je histórico tan peculiar, que pudo aglomerar a una etnia diversas con un objetivo co­mún quedando inmortali­zado su espíritu a través del séptimo arte.

“Lawrence de Arabia” es una experiencia cinemato­gráfica fascinante. La direc­ción artística y la fotografía son extraordinarias. Los ac­tores contribuyeron a ex­poner sus mejores galas de histrionismo: el mismo Pe­ter O’Toole, Omar Sha­riff, Alec Guiness, Anthony Quinn, acompañados todos por una dirección magní­fica por parte del director, quien supo enlazar su his­toria dentro de un ambien­te hostil y difícil como es el desierto.

Este filme se encuen­tra disponible en los cana­les streaming, y es perento­rio que todo cinéfilo debe de ver esta epopeya inigua­lable de lo que es una obra maestra por siempre. Por eso la recomendamos.

 CURIOSIDADES

 El personaje en que ins­piró la película es el co­ronel, escritor y arqueó­logo Thomas Edward Lawrence, quien logró la unión de las tribus ára­bes. El filme está basa­do en el libro “Los Siete Pilares de la Sabiduría”, sin embargo, algunos hechos y rasgos de los personajes fueron modi­ficados para la pantalla.

En un principio, se pensó para el papel de Lawrence de Arabia en Marlon Brando, sin em­bargo, este rechazó el papel. Peter O’Toole fue el seleccionado.

Durante el rodaje en el desierto, la temperatu­ra oscilaba en los 50 gra­dos celsius. Había que colocar paños mojados con agua a las cámaras.

Es una de las pocas cin­tas de la historia del sép­timo arte sin personajes femeninos. Solo apare­cen féminas en el entie­rro de Lawrence y algu­na mujer árabe de forma fugaz.

Casi toda la cinta se gra­bó en exteriores, en una escena que se compli­có fue en la que apare­ce un primer plano de unos pocos segundos del abrasador sol del desier­to. Se intentó grabar di­rectamente, pero que­maba la película, por lo que decidieron dibujar­lo en un acetato e ilumi­narlo por detrás.

La película fue nomina­da a 10 Premios de la Academia de Hollywood llevándose 7 de ellos, in­cluyendo Mejor Película y Mejor Director.

En 1991, la cinta fue in­cluida entre los filmes que preserva el Natio­nal Film Registry (Regis­tro Nacional de Filmes) de la Biblioteca del Con­greso de Estados Uni­dos, por ser considera­da ´cultural, histórica o estéticamente signifi­cativa.