Listin Diario Logo
05 de agosto 2020, actualizado a las 02:06 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento miércoles, 17 de junio de 2020

Cuerpazos!

Mujeres del medio buscan la belleza y encuentran el peligro

  • Mujeres del medio buscan la belleza y encuentran el peligro
  • Mujeres del medio buscan la belleza y encuentran el peligro
  • Mujeres del medio buscan la belleza y encuentran el peligro
  • Mujeres del medio buscan la belleza y encuentran el peligro
Luisanna Carrasco
Santo Domingo, RD

Los biopolímeros o implantes en los glúteos han puesto en alto riesgo a figuras del entretenimiento y la lista se amplió con casos como el de Alexandra Hatcu o el de Jessica Cediel, quienes han enfrentado los peligros de esta práctica y que famosas como Alejandra Guzmán han vivido un infierno en carne propia.

En República Dominicana se sabe de varios casos. El más público es el de Alexandra MPV, como también se le conoce a esta influenciadora. Ella confesó que se inyecto biopolímeros en los glúteos y que se volvió casi una adicción.

La instagramer manifestó que realizó la práctica durante dos ocasiones de manera clandestina y que lo hizo después del nacimiento de su hija, porque sentía que sus glúteos habían disminuido.

Hatcu viajó a Colombia en el 2018 para retirarse los implantes, ya que tenía planes de tener otro bebé con su pareja de entonces (el urbano Mozart la Para), pero en vez de reducirlos le aumentaron el trasero y vivió una verdadera pesadilla.

La reconstrucción

El 27 de julio del año pasado “la rumana aplatanada” se sometió a otra cirugía, esta vez de reconstrucción porque, según ella, tenía un desastre. Luego que salió del quirófano le informaron que el biopolímero estaba regado y tenía un implante abierto. Aunque no corrió con una suerte fatal, estuvo varios días hospitalizada y con mucho dolor.

Jessica Cediel

Un caso parecido reveló hace poco la modelo y presentadora colombiana Jessica Cediel ha vivido un infierno desde que decidió inyectarse los biopolímeros en el año 2009.

Su médico y amigo le recomendó utilizar una sustancia natural para mejorar el aspecto de sus glúteos ella aceptó confiada en que lo que le habían inyectado era ácido hialurónico, pero con el paso del tiempo y al ver deteriorado su estado de salud se enteró de que en su cuerpo en realidad había biopolímeros.

Durante los últimos años, Cediel ha tenido que someterse a cuatro cirugías para evitar que la sustancia se propague por su cuerpo.

En una entrevista para el canal colombiano Caracol reveló que no es posible deshacerse de toda la sustancia que se acuna en su cuerpo. Los biopolímeros se adhirieron al músculo de sus glúteos y a sus su espalda baja.

“Tengo que esperar un año para que todo se termine de reacomodar. Desgraciadamente, es imposible sacar todo ese veneno, porque eso está pegado a los músculos y no se puede”, comentó Cediel.

La modelo también explicó que la única forma de retirar completamente los biopolímeros es retirando todo el músculo de sus glúteos, una amputación que no está dispuesta a someterse. Por el momento Jessica tendrá que esperar un tiempo antes de someterse de nuevo a una cirugía y sería la quinta vez que entra al quirófano.

+ Más colombianas

Otras colombianas de la música, la televisión y la actuación que han sufrido este peligro son Yina Calderón, Lady Noriega Hoyos, Alejandra Pinzón y Natalia Paris, María Mónica Urbina.

Yina Calderón, ex presentadora del programa colombiano "Nuestra Tele" fue alegadamente engañada por un cirujano quien le dijo que le inyectaría vitamina C para mejorar el aspecto de sus glúteos. A raíz de eso tuvo que ser intervenida quirúrgicamente.

"Juraba que era vitamina C lo que me habían inyectado hace 3 años pero no es así, es biopolímero y hoy me pasa factura, ya son 3 días de dolor, ardor, depresión...", manifestó la colombiana.

Calderón no ha tenido mucho suerte con los procedimientos estéticos, pues en el 2015 también tuvo complicaciones de salud al inyectarle biopolímeros de uso industrial en el rostro.

Lady Noriega Hoyos, actriz y cantante colombiana, al ver que su rostro estaban cambiando decidió ir a una clínica estética para mejorar su aspecto, lo que nunca se imaginó que sus pequeños arreglos estéticos le traerían problemas de salud.

Tres años después notó que su rostro se inflamó y de su mentón comenzó a supurar líquido, por lo que tuvo que someterse a una cirugía ya que su salud estaba en riesgo. Esto la hizo sentir fatal emocionalmente y tuvo que dejar su trabajo.

"Yo he tenido que dejar de trabajar casi dos años para someterme a las intervenciones para lograr extraer lo que me habían inyectado en el mentón y en la boca", confesó la artista en 2013 en Noticias Caracol.

Alejandra Pinzón, actriz y modelo, fue otra víctima de los biopolímeros, a principios del 2019  confesó que se inyectó los glúteos, porque le dijeron que se verían más tonificados.

"Me dijeron que me iban a poner algo para que mi cola se viera más tonificada y vinieron siendo los famosos biopolímeros", explicó la actriz.

Natalia Paris, actriz y modelo colombiana, se inyectó biopolímeros en el rostro luego del embarazo de su hija mariana, pues según ella su rostro había cambiado un poco y quería lucir más estilizada. Luego de su tratamiento de estética termino con pequeñas protuberancias en su rostro, la cual tuvo que eliminar a base de procedimientos quirúrgico a base de láser.

María Mónica Urbina, quien fue Señorita Colombia en1985, lastimosamente cayó en manos de un mal profesional que le inyectó biopolímeros en el mentón y la cadera en vez de ácido hialurónico.

Por fortuna, en el rostro no tuvo ninguna reacción negativa, pero en la cadera se le originó una infección que la llevó a someterse a varias cirugías para eliminarlos de su cuerpo. 

Antecedentes: cantante mexicana

Alejandra Guzmán es víctima más mediática de los biopolímeros en el mundo del entretenimiento en América Latina.

La rockera mexicana decidió aumentarse los glúteos en 2009 y luego haber realizado el procedimiento en una clínica estética, empezó a sentir fuertes dolores en la espalda baja.

Al acudir al médico, el diagnóstico fue que le habían inyectado biopolímeros. Luego de eso tuvo que realizarse varios procedimientos y entrar al quirófano en más de veinte veces .

En 2012 su calvario no terminó, pues tuvo que ser hospitalizada debido a una infección derivada de la inyección del líquido tóxico.

Giovanni Betti, médico que la ha tratado desde siempre, explicó que hay riesgos con los biopolímeros porque no pueden desaparecerlos completamente del organismo.

PROCEDIMIENTO

La sustancia.

La inyección de biopolímeros puede contener sustancias sintéticas, que incluyen componentes como silicona líquida, algunos derivados de la parafina, aceites e incluso materiales no aptos para las personas. Para realizarse esta práctica las personas interesadas realmente deben ponerse en manos de los verdaderos expertos médicos que dan garantías de su trabajo profesional.