Listin Diario Logo
25 de mayo 2020, actualizado a las 07:26 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Entretenimiento martes, 07 de abril de 2020

Streaming

"Hogar" o la envidia sin límites

  • "Hogar" o la envidia sin límites
  • "Hogar" o la envidia sin límites
Pachico Tejada
Santo Domingo

En estos días de cuarentena por la pandemia del Covid-19 es bueno encontrar en Netflix películas que estén bien hechas y con buenas actuaciones. Es el caso del drama de suspenso "Hogar". A simple vista, "Hogar", pareciera ser una critica al sistema laboral, que no quiere ya los servicios de gente que ha pasado o cerca de los 50 años, sin importar que sea una leyenda de la publicidad como Javier Múñoz encarnado por Javier Gutiérrez (Asturias, 1971). 

En las primeras escenas de esta impecable cinta, escrita y dirigida por los hermanos David y Alex Pastor, podemos apreciar eso, cuando el protagonista es "rebotado" de una entrevista de trabajo, precisamente por ser mayor.

También se podría decir que es una apología a lo que supone estar bien económicamente y de repente, por un simple juego del destino en el sistema capitalista en el que vivimos, pasar de vivir en una exclusiva zona de Barcelona a uno de sus barrios más populares, como es el caso del Carmel, lugar a donde se tendrá que mudar Javier, su mujer Marga (Ruth Díaz) y su hijo Dani (Cristian Múñoz).

Pero no es ninguna de esas, y el espectador tendrá que ir descubriendo poco a poco los recovecos de la historia que ha querido contar el dúo Pastor, y cuya mano ha sido precisa a la hora de ir moviendo las fichas, sobre todo en el aspecto de las actuaciones, especialmente la de Gutiérrez, visto también en excelente forma en el thriller policíaco "La isla mínima" (Alberto Rodríguez, 2014), y que aquí hace otro tanto como la pieza que lleva encima toda la trama.

Y uno de esos detalles será la obsesión de Javier por lo que suponía su antigua buena vida, una obsesión que lo llevará a envidiar la vida y la familia que tiene el que ahora disfruta de su lujoso apartamento, todo este aspecto mostrado sobre todo en la actuación de Múñoz.

Del otro lado la historia está Tomás, interpretado por un Mario Casas que ha conseguido a base de papeles como este alejarse de su imagen de galán de adolescentes, y que en esta oportunidad ofrece un trabajo convincente, quien junto a su esposa y su hija son los nuevos inquilinos del inmueble que ocupaba Javier y su familia.

Una historia bien llevada, que que atrapa al espectador desde el primer momento y que a medida que avanza ofrece una buena dosis de suspense y drama. Esto pese a que puede hacer referencia a otros filmes del género, y de que se hayan llevado a la pantalla historias en las que personas extrañas manipulen y entren en la vida de otros, esta es una excelente opción para ver en estos días de encierro.