SONAJERO

¿Locos de qué?

Grisbel Medina

En República Dominicana los hombres no se han vuelto locos. Están muy vivos y cuerdos. Saben muy bien cómo perseguir, a qué hora abalanzarse y atacar a sus víctimas. Incluso, el agresor de María Altagracia Jiménez Javier (Nairoby) y su hija, Jordelin Lorenzo, supo entrar sigilosamente a la casa cuando ellas dormían. Supo apuñalarla y para borrar huellas, desmontó el tanque de gas, llevarlo a la habitación, abrir la válvula y a distancia supo lanzar un fósforo encendido y provocar el incendio que calcinó los cuerpos en Hato Mayor.

En Dominicana los hombres no están locos. Tampoco está poseído el abogado Alexis Chanel Aponte, acusado de falsificar la firma de Anibel González en el acuerdo que dejó en libertad a su expareja Yasmil Oscar Fernández. Ese abogado cuerdo, hoy en prisión, fue uno de los cómplices de quien se suicidó luego de matar a la abogada de varios disparos en San Pedro de Macorís. Por sus manos también corre la sangre de Anibel.

Los hombres no están locos. No padece de demencia Johan Ramírez, el asesino de Juana Domínguez Salas en San Pedro de Macorís. Tampoco los redactores del acuerdo que lo envió a la cárcel por 18 meses después de atacarla a puñaladas en el año 2017. Horas después de salir, Johan mató a Juana a golpes. La fiscalizadora de esa provincia, Margarita Hernández; y los de rango superior, tendrán mucho que decir.

Los hombres de la política tampoco están locos. Saben qué temas tratar y cuáles evadir. “Peinan” el país y dedican mucha saliva a conversar sobre asuntos sin que la violencia contra las mujeres sea parte de la agenda. Las políticas de salud pública siguen en fase quimera. Y las mujeres siguen muriendo a manos de “locos” que no lo son.

En este año, 62 mujeres han sido asesinadas. En la última semana prácticamente una mujer por día. La mayoría jóvenes, algunas en la flor de una niñez mancillada a fuerza de golpes, violación, estrangulamiento y dolor.

Que sea la cifra más baja en los últimos 14 años no exime de culpa a la Procuraduría General de la República, ni a ninguno de los actores del sistema de justicia. El domingo 24 de noviembre, un día antes del Día de la No violencia contra las Mujeres, a las 9:00 a.m. parte del Mirador Sur en Santo Domingo, la Marcha de las Mariposas contra la Violencia. Que la caminata sea el preludio a la acción real y responsable para que ser mujer no sea causa de muerte en el país ni en ninguna parte del mundo. #NiUnaMás