Listin Diario Logo
20 de junio 2019, actualizado a las 07:38 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Norte viernes, 17 de mayo de 2019

SONAJERO

20 años batallados

  • 20 años batallados
Grisbel Medina R.
sonriete_gris@hotmail.com

Más tranquilo que una foto, Juan Arístides Rodríguez, exdirector regional del programa de Control de Fuegos Artificiales (COFA), aseguró que fue un “abuso” la condena de 20 años de prisión por agredir sexualmente a tres de sus hijas. Una cuarta, también abusada y querellante, fue sacada del expediente.

El exfuncionario del PLD lució en calma, como se mostraba en las audiencias, como que “na e¥ na”. Del otro lado, las hijas, las madres de las hijas lloraban, padecían la impotencia de tener el verdugo cerca, indolente, soberbio hasta los tuétanos.

Aunque la espera fue larga, la justicia en Santiago salió por la puerta grande. La sociedad estuvo vigilante y Teresa Morel, abogada del Núcleo de Apoyo a la Mujer, hizo su trabajo venciendo y sufriendo distracciones de los abogados de Juan Arístides y un juez en fase preliminar dispuesto a liberarlo. En una ocasión dizque se “traspapeló” el expediente.

Y ¡por fin! ante la acusación de incesto, abusar física y sexualmente de tres de sus hijas, los jueces del Tercer Tribunal Colegiado de Santiago le impusieron una pena de 20 años al exfuncionario peledeísta e igual cantidad de millones de indemnización, dinero que las hijas pretenden donar al Núcleo de Apoyo a la Mujer.

Los golpes, agresiones sexuales y amenazas que durante años padecieron las hijas de Juan Arístides, se destaparon cuando la más chiquita de sus hijas, hoy con 14 años, delató a su padre y la mayor (hoy con 35) relató las violaciones que padeció desde los 8 a los 18 años, incluyendo ser obligada por su padre a abortar su propio hermano.

Los 20 años que hoy pesan contra Juan Arístides Rodríguez fueron batallados. En las audiencias rumiaba su prepotencia y sus amigos del PLD dejaron sentir en masa su defensa al extitular regional del COFA.

La condena es un resquicio de luz ante la pesadilla que vivieron las muchachas. Es una muestra de lo que una sociedad vigilante (y sus medios informativos) pueden lograr en bien de la justicia. Bien preso estás, Juan Arístides.


Más en El Norte