Santo Domingo 17°C/19°C clear sky

Suscribete

El Cibao sobre ruedas

Un vistazo al automovilismo desde el norte con historias y caras inolvidables.

Bienvenido Abreu. El piloto cuenta con una colección de reconocimientos.

Bienvenido Abreu. El piloto cuenta con una colección de reconocimientos.

En la región del Cibao, cuando aún no había entrado el año 2000, hubo una generación que tenía gran pasión por la velocidad y las carreras. Personas que marcaron un antes y un después en la historia automovilística del país y que, al día de hoy, siguen siendo un referente y orgullo.

Rafi Pichardo, narrador de carreras, explica que a pesar de que en la actualidad no se corre automovilismo regional, sí se hace a nivel nacional. Justamente en junio se realizará una carrera en el Autódromo Internacional las Américas, en Santo Domingo.

Inicios con el precursor Hablar de los Abreu es hacer referencia a iconos de las carreras automovilísticas. Dentro de esta familia, están los precursores en República Dominicana, donde destaca: Bienvenido Abreu, padre; quien hizo de las pistas su lugar favorito, y que transmitió a sus hijos la misma pasión.

Abreu, en su momento, representó un hito en el área. Influyó en sus hijos, viéndose estos llamados a formar parte del círculo, logrando hacerse sus propios nombres. En el caso de Bienvenido, pionero, tres de sus hijos se dedicaron con éxito a las carre ras: Adriano, Bienvenido y Carlos Abreu.

Caras en las carreras Carlos es recordado por ser campeón panamericano de Kartismo, mostrando con esto las venas deportivas heredadas. Adriano fue campeón nacional durante varios años y también centroamericano; y de los máximos exponentes del deporte en Centroamérica y Latinoamérica.

Bienvenido, hijo, ganador de numerosas premiaciones, con gran posicionamiento nacional e intercional, en el área, ha expresado: “soy un privilegiado por haber sobrevivido”. Inició en el año 1991, en la categoría ‘Novato liviano’, llegando a hacer tres carreras.

Un año más tarde, estaba en la categoría ‘Grupo I experto’, ganando como Campeón Nacional.

Producto de sus condiciones y experiencia familiar, le fue muy fácil escalar rápido.

En la actualidad, aunque no se dedica directamente a las carreras, no ha podido desvincularse de los carros. Ha formado parte en la organización de carreras en el presente.

La tradición de la familia Abreu, inclinada hacia la velocidad y las pistas, ha llegado a las últimas generaciones, logrando enaltecer el apellido, y sobre todo al país.

Adriano Abreu, hijo, mejor conocido como ‘Adrianito’, es una muestra del talento familiar en la pista. Se inició en el Karting, en la categoría liviana, pasando a la categoría experto, formula súper A, y otras intermedias. “La incidencia de una familia en donde se respiraba combustible y se hablaba del aro y del pistón”, es lo que según las palabras de este piloto de treinta y siete años, le ha motivado este deporte.

En la actualidad, tiene un contrato por un año con varias compañías patrocinadoras como: Bellón, Constructoras Solares, Cecomsa, Loto Real, entre otras.

Pero no es solo un “chico de carreras”, debido a que también le ha dedicado tiempo a la parte académica, que lo ha llevado a la vida política en la región.

KARTISMO El 22 de octubre del 1994 se inauguró el Kartódromo Cibao, caracterizado por tener una pista muy completa, donde se realizaron, incluso, eventos internacionales. Para entonces el Kartismo tenía un nivel muy alto, lográndose hacer carreras memorables.

Para la época, la diferencia básica en cuanto al Kartismo estaba marcada por tres elementos: motor, potencia y neumáticos. El motor representaba un instrumento importante, pero sobre todo costoso, por todo lo que integraba en su interior.

Bienvenido Abreu. El piloto cuenta con una colección de reconocimientos.

Adriano Abreu, padre e hijo.

Tags relacionados