Santo Domingo 20°C/21°C broken clouds

Suscribete

Cooperstown

¿Es Shohei Ohtani ya un seguro Salón de la Fama?

Shohei Ohtani ha sobrepasado todas las expectativas puestas sobre él.

Shohei Ohtani ha sobrepasado todas las expectativas puestas sobre él.

Cuando el mercado de Shohei Ohtani abrió sus puertas por primera vez hace seis años, los equipos de las Grandes Ligas se asomaron por ellas y se preguntaron si todo lo que se prometía podría realmente cumplirse.

¿Un lanzador de élite y un bateador de élite? Ohtani sólo tenía 23 años, era muy atlético, estaba motivado y centrado. En Japón había demostrado ser experto en ambas tareas. Pero eso no significa que no hubiera serias dudas en la industria del béisbol sobre cuánto tiempo sería capaz de lanzar y batear.

Aunque la relativa ganga que suponía el experimento Ohtani en aquel momento (US$20 millones en concepto de derechos de traspaso y un bono de unos pocos millones de dólares) hacía que valiera la pena comprobar si todo aquello pudiera ser cierto, ejecutivos, coaches, scouts y jugadores se preguntaban y murmuraban sobre el riesgo de lesiones, lo que implicaba tener a un jugador así en el roster, el calendario y el estrés.

“La faceta de lanzador ya sería bastante difícil para él”, le dijo un coach de pitcheo de un equipo de Grandes Ligas a Yahoo Sports en aquel momento. “Ser un jugador de todos los días además de eso, simplemente no veo que suceda. No a un nivel de impacto. No hay posibilidad”.

Bueno... resulta que al menos había una pequeña posibilidad.

Ahora que Ohtani es una superestrella consolidada, la ecuación financiera -y la ecuación de riesgo- ha cambiado radicalmente. Ohtani se ha ganado el contrato que conseguirá haciendo lo que ningún jugador de la Liga Americana o de la Liga Nacional (no, ni siquiera Babe Ruth) había hecho antes. El riesgo ahora tiene que ver totalmente con su salud, pero en cierto modo más pronunciado. Ohtani, después de todo, viene de su segunda cirugía del codo desde 2018, tiene 29 años y es humano (... tal vez).

Todos sabemos ahora, incluido aquel coach de pitcheo, que no debemos dudar de las habilidades de Ohtani. Pero tampoco deberíamos asumir ciegamente que lo que hemos visto en las últimas tres temporadas -en las que Ohtani ha promediado un OPS+ de 161 (61% mejor que la media de la liga) como bateador y una EFE+ de 151 como lanzador (51% mejor que el promedio)- será su norma una vez que se haya recuperado totalmente de la operación. La suya sigue siendo una tarea enorme, tanto física como mentalmente. Un éxito histórico, cautivador y sin precedentes, como el que vimos entre 2021 y 2023 (las únicas temporadas en las que Ohtani ha jugado 110 juegos o más), no debe darse por sentado.

Pero que pasaría – y ojalá los dioses del béisbol no lo permitan – si Ohtani tuviera que pasar la mayor parte de su nuevo contrato luchando para retomar su nivel y/o en la lista de lesionados? ¿Y si su codo no le permite volver a lanzar? ¿Y si su bate sólo alcanza un rendimiento promedio? ¿Y si este nuevo contrato es un fracaso colosal y desastroso?

Al fin y al cabo, estas cosas pasan en el béisbol. ¿Quedaría empañado para siempre el legado de Ohtani como un unicornio del béisbol, un fenómeno de la naturaleza, una rareza asombrosa?

En una palabra, no. Porque estoy aquí para decirles que Ohtani ya ha hecho lo suficiente para entrar al Salón de la Fama de Cooperstown.

Bueno, de acuerdo, admitiré que las normas del Salón exigen que un jugador participe en 10 temporadas para poder ser exaltado. Ohtani ha disputado seis, así que, según mis cálculos, le faltan cuatro. Creo que puede conseguirlo.

Pero, aunque normalmente no diría que un jugador con “sólo” tres temporadas de élite (dos MVP y un segundo lugar en la votación) es un futuro miembro del Salón, el rendimiento de Ohtani entre 2021 y 2023 -y lo que ha significado para el deporte en general- es suficiente para hacerle una placa.

En primer lugar, está el rendimiento: Desde 2021, Ohtani ocupa el segundo puesto de las Grandes Ligas en OPS, con una marca de .964, sólo superada por el 1.017 de Aaron Judge. Es cuarto en cuadrangulares (124) y en OPS+ (161), segundo en extrabases (228) y está empatado en el puesto 18 en bases robadas (57). Ha conseguido un bWAR de 14.3 como BD, lo que le sitúa en el 18vo puesto entre los jugadores de posición.

Resulta risible (bueno, al menos para mí) acompañar cualquier mención a la clasificación de Ohtani en diversas métricas ofensivas con un recordatorio de que... ¡también es lanzador! ¿Recuerdas a esos tipos que tradicionalmente eran tan malos en el plato que sus visitas al home fueron esencialmente eliminadas del deporte con el BD universal? Sí, él es uno de ellos... excepto que no.

Y antes de su segunda lesión mayor en el codo, Ohtani era un lanzador tremendamente bueno. De nuevo, de 2021 a 2023, su efectividad de 2.84 ocupa el sexto lugar entre aquellos con al menos 300 innings, su EFE+ de 151 el quinto puesto, su tasa de ponches de 31.4% el cuarto lugar y su bWAR de 14.2 como pitcher el quinto escaño.

Entre su capacidad para lanzar y batear, Ohtani registró un bWAR de 9.0 en el 2021, 9.6 en el 2022 y 10.0 en el 2023. Los otros jugadores en la historia, según Baseball-Reference, en tener tres temporadas consecutivas con un WAR de al menos 9.0 descansan en el Salón de la Fama: Babe Ruth, Bob Gibson, Lefty Grove, Mickey Mantle, Rogers Hornsby y Willie Mays, además del líder histórico de jonrones Barry Bonds. El único jugador en el siglo 21 en sumar más WAR que Ohtani en un período de tres campañas fue Bonds (2000-02, 2001-03 o 2002-04).

Ah, y Ohtani ya está a 4.1 de WAR de empatar al reciente exaltado al Salón de la Fama, Harold Baines… pero no lleguemos hasta allá.

Mira, lo que hemos visto por parte de Ohtani es especial, sin importar lo que venga en el futuro.

Claro, la historia de las Mayores está plagada de jugadores que han tenido períodos brillantes de varias temporadas y no todos están en el Salón de la Fama. Si nombres como Denny McLain, Dale Murphy, Don Mattingly o Darryl Strawberry quieren hablar conmigo sobre mi teoría de que Ohtani ya ha hecho lo suficiente para ser exaltado al Salón de la Fama, es entendible.

Pero además de eso, Ohtani se ha colocado dentro de un grupo especial de jugadores que han dejado una huella, alterando la complejidad del deporte con su presencia en el juego. El propósito del Salón – muchas veces con casos de éxito y a veces no tanto – es contar la historia del deporte a través de las carreras de aquellos que han marcado una generación.

Candy Cummings, uno de los lanzadores menos galardonados del Salón de la Fama, en cuanto a números, fue quien inventó el lanzamiento en curva (no podemos determinar al 100% que fue él quien la inventó, pero es una gran historia). Deacon White tiene pocos argumentos estadísticos, pero fue quien dio el primer hit profesional en la liga en 1871 y muchos le acreditan la implementación de la máscara de receptores y la creación de los movimientos previos a lanzar. Eso inclinó la balanza a su favor. Los números de King Gelly son buenos, pero su placa en Cooperstown refleja más su “colorida” personalidad, su corrido “audaz” de las bases y los US$10,000 que lo enviaron de Chicago a Boston. Fue uno de los primeros nombres importantes, siendo pionero de la popularidad del deporte.

¿Te resulta curioso que comparemos a jugadores de hace tantos años con Ohtani? Bueno, ¿cuándo no? Parece que todos los días alguien publica un dato como: “Ohtani es el primer jugador en hacer [x] desde [y]”. Y si ese ‘y’ no es Ruth, es alguien de finales del siglo 19 o inicios del 20.

Pero en cuanto a los tiempos modernos, cuando pienso acerca del caso de Ohtani, pienso en Rollie Fingers siendo exaltado menos por sus números (sólo lideró la liga en juegos salvados en tres ocasiones) sino más por, como lo dice su placa, ser la cara de “el ascenso del relevista moderno”.

No sabemos aún cuáles serán los efectos a largo plazo de la existencia de Ohtani, pero ya hemos podido presenciar algunos de las repercusiones. Por ejemplo, MLB literalmente tuvo que cambiar sus reglas por él, algo que no ocurre todos los días. Y en el Draft amateur de este año se impuso un récord con ocho jugadores que pueden batear y lanzar a lo largo de 20 rondas – el doble de los últimos cuatro Drafts combinados.

Coloca esa tendencia sobre lo que dijo aquel coach de pitcheo hace seis años sobre que Ohtani “no tiene chance” de brillar en ambas facetas en las Mayores. Está claro que Ohtani ha forzado a la gente a cambiar la manera en la que se piensa sobre lo que es posible o no.

Finalmente, Ohtani ha fortalecido el vínculo con el pacífico. Como lo hizo Ichiro hace unos años, ahora los clubes de Grandes Ligas van a buscar talento a Japón. El año pasado, el economista Katsuhiro Miyamoto publicó un estudio en la Universidad de Kansai con el que encontró que el impacto económico de Ohtani ha totalizado un estimado de US$337 millones en combinado entre Estados Unidos y Japón. El estrellato de Ohtani también ha aumentado el interés en la historia de los pioneros del béisbol Nikkei, quienes fueron marginalizados, olvidados y en ocasiones e incluso encarcelados en este país.

Considerando todo lo mencionado, particularmente no me importa si Ohtani puede estar a la altura de su nuevo contrato. Seguro, no me molesta si sigue registrando campañas de 9.0 de WAR, pero analizar a Ohtani sólo por sus números sería minimizar su impacto.

Esto no se trata sólo de uno de los mejores jugadores que hayamos visto. Ya podemos decir que la historia del béisbol en el siglo 21 estaría incompleta sin Ohtani. Y por eso, el japonés ya es un Salón de la Fama.