Santo Domingo 22°C/24°C clear sky

Suscribete

METAS

Oneil Cruz con metas para realizar un 30-30 este año

El espigado ira a su primera campaña a tiempo completo con los Piratas

Oneil Cruz tiene un gran reto por delante en la venidera campaña.

Oneil Cruz tiene un gran reto por delante en la venidera campaña.

Avatar del Listín Diario
JUSTICE DE LOS SANTOSBRADENTON, FLORIDA

Las metas de Oneil Cruz son tan altas como él.

Siendo novato, el dominicano bateó 17 jonrones y se robó 10 bases en 87 juegos durante el 2022. Ese mismo paso, en una temporada completa, le daría 32 vuelacercas y 19 estafadas, números que fácilmente podrían valerle muchos votos al JMV. Pero Cruz, alguien a quien rara vez le falta confianza, quiere más.

“Estoy buscando el 30-30", dijo Cruz, “o el 40-40 este año. Pero lo que va a estar bajo mi control es jugar duro y dar un buen espectáculo para la gente que va a Pittsburgh a verme jugar”.

En la larga historia de siglo y medio de beisbol de Grandes Ligas, sólo 43 jugadores han entrado al club 30-30. Y apenas cuatro son miembros del club 40-40: Barry Bonds, el cubano José Canseco, Alex Rodríguez y el dominicano Alfonso Soriano.

Pero con Cruz, un talento realmente único que ya ha dejado su marca en el juego, ninguna meta pareciera fuera de alcance.

“Nunca le pondría ningún tipo de techo, tengo eso bien claro”, dijo el coach de bateo de los Piratas, Andy Haines. “Estás viendo a un jugador que tiene la oportunidad de alcanzar la grandeza, y ya vimos destellos de eso”.

La combinación incomparable de poder, velocidad y altura de Cruz ha sido bien documentada. Implantó el récord de la pelota bateada con más fuerza en la era Statcast (122.4 mph) en el juego número 54 de su carrera. La velocidad de salida promedio de sus conexiones (91.9 mph) se ubica en el percentil 91, y su tasa de macetazos, o “barrels”, del 15.5% se ubica en el percentil 96. Con sus piernas, Cruz se ubicó en el percentil 98 de velocidad en sprint. En lo que se refiere a herramientas, el único jugador comparable con Cruz es Shohei Ohtani.

Sin embargo, las herramientas por sí solas no serán suficientes para que Cruz alcance sus exigentes metas. Cruz terminó la temporada pasada con una tasa de ponches del 34.9% en 361 visitas al plato, ubicándose en el primer percentil de tasa de ponches y en el cuarto percentil de tasa de swings en blanco. Entre los 277 bateadores con al menos 300 viajes al plato, solo Chris Taylor (35.2%) y Joey Gallo (39.8%) se poncharon con más frecuencia que Cruz.

Como tantos otros, el campocorto pudo haber tenido problemas al llegar al más alto nivel del juego, pero claramente se adaptó al pitcheo de las Grandes Ligas a medida que avanzaba la temporada.

En sus primeros 43 juegos, Cruz bateó .209/.254/.424 con nueve jonrones, para un wRC+ de 85 (15% por debajo del promedio). Se ponchó el 35,5% de las veces y le hizo swing al 38.3% de los lanzamientos fuera de la zona de strike.

En sus siguientes 44 juegos, Cruz bateó .254/.328/.474 con ocho jonrones y un wRC+ de 124 (24% mejor que el promedio). Su tasa de ponches mejoró un poquito (34.4%), pero la tasa de lanzamientos fuera de la zona a los que hizo swing bajó al 27.6%.

“Todo viene con la experiencia”, dijo Cruz. “Al comienzo de la temporada, le tiraba a pitcheos malos. Traté de hacer demasiado. Luego, cuando fueron pasando los juegos, comencé a convertirme más en un jugador de Grandes Ligas y comencé a hacer ajustes, y no tirarle tanto a lanzamientos fuera de la zona de strike”.

Agregó Haines: “Estaba estudiando cómo los lanzadores intentaban atacarlo. La forma en que venía a trabajar todos los días y se desafió a sí mismo y a su forma de prepararse, y además tenía la misión de mejorar… si combinas eso con su nivel de talento, bueno, es muy emocionante soñar con lo que podría lograr”.

Tags relacionados