Justicia sigue investigación muerte Maradona

AP
LAUSANA, Suiza

El Comité Olímpico Internacional dijo que Thomas Bach no tendrá rivales para su reelección como presidente en una votación prevista para marzo.
Más de 100 miembros del COI fueron informados de que Bach será el único candidato en la votación de la reunión que se celebrará en Atenas.
La reelección del abogado alemán parecía una formalidad luego de que unos 50 miembros con derecho a voto respaldaron públicamente su candidatura en julio, en una cumbre anual que este año fue virtual por la pandemia del coronavirus.
Bach podrá ser elegido para un mandato de cuatro años luego de lograr la presidencia por ocho en 2013. Su último mandato comenzará oficialmente tras la clausura de los Juegos Olímpicos de Tokio el 8 de agosto.
Maradona falleció el miércoles pasado de un paro cardíaco en su vivienda de un barrio cerrado de Buenos Aires. Había cumplido los 60 años hace apenas un mes.
Si bien la justicia determinó que su muerte no fue violenta, inició una investigación por supuesta negligencia médica y los testimonios de familiares y allegados ofrecidos en el marco de la causa dejaron entrever que no habría recibido la atención indicada para un paciente considerado una bomba de tiempo por sus antecedentes médicos.
Luque se presentó a declarar espontáneamente el lunes en la fiscalía general de San Isidro, suburbio al norte de la capital argentina, un día después que la policía allanó su domicilio y oficina y se llevó registros médicos de Maradona, así como computadoras, discos duros y celulares. Los fiscales no le tomaron declaración ya que todavía están evaluando las pruebas.
“No está imputado”, aclaró su abogada Mara Digiuni a periodistas frente a la fiscalía. “Su intención era declarar pero no pudo, el expediente no está en condiciones para que él declare”.
Consultada sobre si los resultados de los exámenes toxicológicos al cuerpo de Maradona y la documentación secuestrada a su cliente podrían complicar su situación judicial, la abogada respondió enfáticamente que “en nada... estamos hablando de un paciente que estaba de alta, no tenía un responsable”.
Maradona había sido dado de alta pocos días después de la operación de edema cerebral, el 3 de noviembre. Fue trasladado a una vivienda particular en un barrio cerrado, donde su salud estaba bajo custodia de enfermeros, una psiquiatra, un psicólogo y Luque.
Luque había dicho el domingo en rueda de prensa que Maradona se resistía a recibir tratamientos médico al punto que lo echó en múltiples ocasiones de su casa. “Se hizo lo que había que hacer y más también”, aseveró el neurocirujano.